Bienvenido -izquierda, primero- o3o
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Mar Jul 21, 2015 2:39 am.
Imagen últimos temas izq
Últimos temas






--
--
-

HERMANOS


The Last Breath RPG


ÉLITE


-
Créditos
CRÉDITOS


Todos los créditos en cuanto al contexto general del foro es del manga serializado en la revista Young Jump de la editorial Shūeisha. Guionizado por Yu Sasuga e ilustrado por Kenichi Tachibana. Al igual que se han tomado referencias del anime de Terra Formars para la creación de éste foro, no nos pertenece la historia pero si nos hemos basado en ella además de que se pueden presentar ligeros cambios en hechos relacionados con las apariciones de Terra Formars, muertes de personajes y situaciones canonicas de la serie para una interactividad más efectiva. Las imágenes, sonidos y material en general de la serie/manga de Terra Formars no nos pertenece y sus créditos son a sus respectivos autores (incluyendo imágenes que no pertenezcan a la serie) sacadas de páginas conocidas como Zerocha, Devianart, Google, Tumblr, entre otros; lo que sí proviene de nuestro esfuerzo son algunos gráficos, tablillas elaboradas con ensayo y error además de contar con tutoriales y referencias. El plagio está prohibido en el foro pero si desean algún código en general pueden pedirlo con confianza, esto con la finalidad de evitar molestias tanto para nosotros como para la comunidad rolera. PD: Algunos de los códigos que se encuentran en el foro se desconocen sus autores originales dada a la desaparición del miembro del staff que los incluyó. Si alguien ve algún código de su autoría, que no dude en comunicarlo para acreditar a sus creadores.
JOHJ.

"Señor, sí señor" [Michiko A. Boyce & Danny Daiki] {Misión}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Señor, sí señor" [Michiko A. Boyce & Danny Daiki] {Misión}

Mensaje por Rahab el Mar Abr 14, 2015 11:16 pm


Señor, sí señor
"Clases y Fundamentos".

Zona: U-NASA | Sala de Entrenamiento
Clima: Soleado. Despejado.

Una vez cerradas las inscripciones de los miembros del Annex I y sobrevividos aquellos sometidos a la cirugía del organismo mosaico, inician las primeras clases fundamentales organizadas por el mismísimo capitán del proyecto y superviviente de la anterior expedición realizada a Marte. Shokichi Komachi.
El horario de las clases es a las 11:30 de la mañana, sin embargo, el sol parece despertarse con mucha más ilusión y alegría que vosotros mismos por lo que a temprana hora de la mañana comienza a invadir vuestros cuartos con fuertes rayos de luz.

En un principio, la clase, no es opcional para los novatos, sin embargo, es aconsejable que todo el mundo asista a dicha exposición por motivos obvios.
Pese a que es vuestra primera semana, el hecho de localizar la sala de entrenamientos os puede suponer un ligero inconveniente, por lo que es aconsejable tener bastante clara la localización de dicho lugar para asistir con la suficiente presteza.

Por lo que se os ha informado, la clase consistirá en la familiarización de ciertas armas como los subfusiles no letales -fabricados para frenar ladrones-, los rifles lanzarredes anti-terraformars -de gran importancia para la operación- y demás armas melee cuyo uso se irá definiendo a largo de las clases.

Ambos "Michiko A. Boyce" y "Danny Daiki" estáis en vuestras respectivas habitaciones, sin embargo, son ya las 11:00 por lo que vuestro objetivo principal, está claro. Cómo y de qué forma lo desarrollaréis, queda a vuestra elección.

Directiva: Completar el entrenamiento de Shokichi Komachi con éxito.
Objetivo actual: Hallar la "Sala de Entrenamiento" y prepararse.



¡Buena suerte!



Rahab

Edad del PJ : 0
Mensajes : 24
Terra-Points : 618
Edad Real : 100
Nacionalidad : Johj

Ver perfil de usuario http://tf-amazing-break.foroespana.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: "Señor, sí señor" [Michiko A. Boyce & Danny Daiki] {Misión}

Mensaje por Danny Daiki el Lun Abr 27, 2015 8:39 pm

Soundtrack:

- U-NASA, un día cualquiera, a una hora cualquiera-

Un difuminado ruido se iba haciendo cada vez más agudo en el oído de Daiki, tan ruidoso que iba cobrando nitidez llegando a abrir los ojos del adormilado joven, perteneciente al quinto escuadrón Alemán/Latinoamericano.
-¡¿Eh?! ¡¿Q-Qué día es-... -se levantó enérgicamente con los ojos bien abiertos, hasta que volteó su rostro levemente y vio que todo era obra del despertador, un despertador que marcaba con lucecitas las 10:00- Hmpf... - colocó la alarma estratégicamente en dicha hora, la noche anterior, conociendo ya su grandes dificultades para dejar los mares de sábanas que componían su cama. Antes de darse cuenta, su conciencia se sumió de nuevo en la oscuridad, y su habitación, en fuertes ronquidos. De nuevo, el mismo sonido hizo gala de presencia: 10:05. El peliazul estableció varias alarmas en 4 períodos de 5 minutos, es decir, hasta las 10:20, ¿para qué? Sencillamente, para cerciorarse el hecho de estar insomne para la hora a la cual fue convocado esa misma mañana, aunque antes de llegar el tercer toque, el despertador acabó contra el tabique de su habitación. Estando el despertador fuera de combate, Danny tenía vía libre para continuar durmiendo, único objetivo estando en ese estado semi-sonámbulo. Al abrir de nuevo los ojos, Daiki perdió todo rastro de sueño.- Ouaaaghhahhgghooooaghhh.- bostezó.- ¿Qué hora será?-pensó mientras dejaba recaer su peso con los brazos bien abiertos mientras tuvo un breve momento de reflexión, un momento en el que anexó sus acciones, las cuales realizó adormilado, terroríficas imágenes inundaron su mente en aquel momento, viendo su cabeza rodar ante la furia del capitán ante su falta de puntualidad,pero rápidamente se deshizo de esas ideas y brincó de la cama para prepararse. A pesar de haberse levantado algo confuso por la oscuridad, encendió la tenue luz de su habitación. Cogió rápidamente su níveo uniforme. Mientras se colocaba la parte baja del atuendo, se trastabilló debido a las prisas que le tomó el hecho de desconocer la hora, cayendo de tal forma que, si no fuera por los reflejos del brasileño, que colocó la mano justo a tiempo en el suelo, hubiera caído con todo su peso de morros con el suelo. Esa mañana solo aparecían contratiempos, de tal modo que Daiki, cogió un aperitivo que robó de la cocina la noche pasada y partió hacia la sala de entrenamiento lo más rápido que pudo.

Soundtrack:

Tras varios minutos indagando por el laberinto de pasillos que conformaba los interiores de la U-NASA, se encontró con un hombre hombre de un cabello blanco como la nieve y con una especie de lentes color carmesí. Danny, se apresuró en preguntar la hora a aquel hombre, el cual respondió con un tono grave: -Las 11:00, buen zagal.- musitó el corpulento hombre. Aquella voz le resultó extremadamente familiar al peliazul, le recordaba a la de un fiscal, un fiscal al cual mataría anda más verlo, total, estaba condenado perpetuamente.

-*Sigh* .- suspiró de alivio al ver que no llegaba tarde a su encuentro esa mañana.- Muchas gracias.- dijo el peliazul.- Por cierto, ¿nos conocemos, señor?-dijó con un tono de sospecha.

-Témome que no, me confunden bastante por estos lares.- respondió el peliblanco.

-Bueno... debo partir, ¡un saludo! -soltó Daiki a medida que se alejaba de aquel recóndito hombre, dejando que, cada uno, siguiera su respectivo sendero. Al ver que le sobraba tiempo al peliazul, este se dirigió al comedor comunitario del edificio, donde gente de todos los escuadrones convivían e interactuaban a su placer. Allí, Daiki tomó una taza, en la cual se podía leer la palabra "U-NASA"en una tonalidad bastante bruna y se la llenó de su atezado líquido preferido, tanto en ayunas como no: un azucarado café procedente de sudamérica. Tomó asiento al final del comedor y dió el primer sorbo a la taza.- Le falta azúcar.- pensó el ex-basketbolista mientras abría uno de los típicos sobrecitos con edulcorante. Tras colocar el azúcar, y remover el líquido, procedió con observar a los grupos de personas que pasaban de un lado para otro, dándose cuenta de lo solo que este se sentía en algunas ocasiones.- A veces me lo busco con mi prepotencia.- dijo mientras se echaba hacia atrás con la silla, desafiando las leyes de la Física tentando el hecho de caerse hacia atrás. Tras tomar un par de sorbos a su café, miró el reloj de la habitación y denotó que era hora de partir, este marcaba las 11:25. Danny recogió su taza, la cual llevó hasta amablemente hasta las camareras, las cuales le brindaron una sonrisa y salió del lugar. Justamente al salir por la puerta, avistó un pequeño mapa de la planta. Allí, tomó las indicaciones hacia la sala de entrenamiento, y las repetía en su memoria.- Derecha, recto, derecha e izquierda.- tras seguir dichas instrucciones, alcanzó su objetivo y se podía observar un cartel, que decía: "Sala de Entrenamientos", tomó el pomo con decisión y abrió la puerta.

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Señor, sí señor" [Michiko A. Boyce & Danny Daiki] {Misión}

Mensaje por Michiko A. Boyce el Miér Mayo 27, 2015 9:56 pm

Se hallaba en el lugar más cálido y seguro de todos: los brazos de una amante, construyendo un refugio alrededor de ella misma. No había nada más que la pelinegra necesitara, no había necesidad de hablar ni de pensar, apenas de moverse. Todo era perfecto y pacífico, cálido y reconfortante, surreal, construido sobre el aparentemente inquebrantable material del que estaban forjados los sueños, pero con total facilidad un sonido agudo, una serie de pitidos, destruyó aquel perfecto mundo.

Michiko abrió los ojos con brusquedad, pero al entender en dónde se encontraba parpadeó algo más calmada, casi aletargada. La alarma que la despertó continuó sonando por varios segundos más hasta que finalmente la mujer hizo algo al respecto, apagándolo con cierto desgano. Eran las 10:45 AM, pero Michiko sólo se levantó de su cama unos cinco minutos después, ya convencida de que era vital para su único objetivo el ponerse en marcha y cumplir con las obligaciones del día. De ser por ella, no obstante, habría preferido quedarse durmiendo y soñado todo el día. En ocasiones se lo preguntaba, ¿por qué no podía olvidar todo y simplemente dormir?

Opal.

Se levantó, fue directamente al cuarto de baño a lavarse el rostro con agua fría y sólo tras eso pudo proseguir con su uniforme, siempre cuidadosa de que cada detalle se encontrara en su lugar correcto. El ocuparse de su cabello –lacio y brillante– atándolo en una cola de caballo alta y tensa fue la corona de todo aquel procedimiento; tras comprobar que le quedaban alrededor de veinticinco minutos libres hasta tener que presentarse en la sala de entrenamiento decidió dar un paseo rápido por el comedor; bien sabía que necesitaría de combustible para enfrentar aquel día.

El comedor le pareció repleto de personas, hombres y mujeres que vestáin el mismo uniforme que ella. Michiko saludó con la cabeza a alguna que otra persona que la reconoció, pero fue un gesto vago y que no buscó profundizar más. Allí se proveyó de un desayuno relativamente liviano: un par de tostadas con mermelada rojiza encima y un café endulzado con azúcar y rebajado con algo de leche fue lo que necesitó. Sabía que estaba comiendo algo relativamente delicioso, y sin embargo… no le pareció demasiado particular el sabor. Cuando finalizó de comer y dejó la taza utilizada en el lugar correspondiente miró en dirección a un reloj digital en la habitación, buscando comprobar qué hora era. Con diez minutos extra en su haber se retiró del comedor, dispuesta a buscar ahora la dichosa sala de entrenamientos.

No pasó mucho hasta que encontrara el reglamentario planeo en los pasillos: derecha, al frente, derecha e izquierda, ni más ni menos. Eso era todo. La pelinegra siguió esas instrucciones sin problemas, algo ausentemente de hecho mientras se hundía en otros pensamientos. No se engañaba, sabía que para alguien como ella aquel entrenamiento se haría especialmente complicado pero era justamente por aquello que lo necesitaba tan desesperadamente: si quería hacer bien su trabajo en Marte, debía de perfeccionarse tanto como le fuera posible, y le costase lo que le costase. Con esas ideas en mente dio por fin con la sala. Buscó por alguna figura, un instructor quizás. Pronto divisó una algo familiar, aunque levemente. Intentó recordar su nombre.

Daiki –solo saludó un poco parcamente, dedicándole además de sus palabras una inclinación de cabeza respetuosa en señal de saludo. No sabía mucho del muchacho de la misma manera que no sabía mucho de nadie en la U-NASA, pero algo de cordialidad nunca estaba de más; eran las personas junto a las cuales iba a arriesgar su vida, después de todo.

Michiko A. Boyce

Organismo Mosaico : Pluvialis Apricaria | Chorlito Dorado
Edad del PJ : 27
Mensajes : 19
Terra-Points : 607
Nacionalidad : Japonesa

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: "Señor, sí señor" [Michiko A. Boyce & Danny Daiki] {Misión}

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:16 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.