Bienvenido -izquierda, primero- o3o
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Mar Jul 21, 2015 2:39 am.
Imagen últimos temas izq
Últimos temas






--
--
-

HERMANOS


The Last Breath RPG


ÉLITE


-
Créditos
CRÉDITOS


Todos los créditos en cuanto al contexto general del foro es del manga serializado en la revista Young Jump de la editorial Shūeisha. Guionizado por Yu Sasuga e ilustrado por Kenichi Tachibana. Al igual que se han tomado referencias del anime de Terra Formars para la creación de éste foro, no nos pertenece la historia pero si nos hemos basado en ella además de que se pueden presentar ligeros cambios en hechos relacionados con las apariciones de Terra Formars, muertes de personajes y situaciones canonicas de la serie para una interactividad más efectiva. Las imágenes, sonidos y material en general de la serie/manga de Terra Formars no nos pertenece y sus créditos son a sus respectivos autores (incluyendo imágenes que no pertenezcan a la serie) sacadas de páginas conocidas como Zerocha, Devianart, Google, Tumblr, entre otros; lo que sí proviene de nuestro esfuerzo son algunos gráficos, tablillas elaboradas con ensayo y error además de contar con tutoriales y referencias. El plagio está prohibido en el foro pero si desean algún código en general pueden pedirlo con confianza, esto con la finalidad de evitar molestias tanto para nosotros como para la comunidad rolera. PD: Algunos de los códigos que se encuentran en el foro se desconocen sus autores originales dada a la desaparición del miembro del staff que los incluyó. Si alguien ve algún código de su autoría, que no dude en comunicarlo para acreditar a sus creadores.
JOHJ.

Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Jue Abr 09, 2015 6:26 pm

Soundtrack:


-Cercanías de la U-NASA, un día cualquiera, 12:00 pm.-


Como ya era la rutina del peliazul durante los últimos meses, entro otros, el capitán Shokichi Komachi llamaba continuamente a Danny como sujeto de pruebas ante el Organismo Mosaico, de cuya operación había recibido el alta pocos días atrás, y justamente en ese día, le tocaba la prueba de dicho Organismo junto a otros tres compañeros de la expedición.

La suave brisa chocaba con el rostro de Daiki mientras caminaba pausadamente a la vez que dirigía su mirada a la celeste bóveda que era el firmamento en ese día, en el cual el adjetivo "sofocante" se hacía corto respecto a la ola de calor que sufría la costa este de los Estados Unidos durante esa época, afectando sobre todo, a la ciudad de Washington, donde se encontraba la principal sede la U-NASA.

-Ohh... me hubiera gustado quedarme durmiendo... pero ¿qué se le va a hacer? Tengo la condicional gracias a este proyecto.... -dijo el peliazul pensando en voz alta a medida que seguía caminando, colocando las manos en su cuello y avanzando con desdén a medida que miraba el cielo.

Soundtrack:


-U-NASA, un día cualquiera, 12:09 pm.-


Cuando llegó a la "United Nations Aeronautics and Space Administration", como cualquier persona decentemente normal, tocó el timbre y se identificó, mostrando su carnet de pase V.I.P hacia la cámara de seguridad, abriéndose las puertas de aquel recinto seguidamente. Con paso firme, Danny avanzó hasta la puerta del mismo edificio, y con seguridad, abrió la puerta.

-Estooo... Buenos Días... Vengo a hacer la prueba de Organismo Mosaico, me llamaron ayer y...

-Pase, pase, nuestro becario le acompañará hasta la sala de espera..- dijo la recepcionista interrumpiendo al ex-basketbolista y dejando sin oportunidad a que este reaccionara.

Daiki acompañó a aquel joven, el cual parecía haber cumplido recientemente la mayoría de edad. Danny no sabía si era su propia presencia, la de un condenado a cadena perpetua o su inexperiencia la razón de la inquietud del becario, influyendo en la exaltación al ver al peliazul de 1'92 metros llegar. Probablemente, fue la susodicha ola de calor, o la angustia que sufría, o que aún seguía sufriendo ese hombre, lo que le llevó a segregar alguna que otra gota de sudor, haciendo que su camisa se empapara e incluso, en varias ocasiones, se le cayeran las gafas durante la travesía por los callejones que eran los pasillos de la U-NASA, las cuales se podían cotejar con un laberinto y por dónde no cualquiera sería capaz de atravesar sin los servicios de un guía.

-A-a-aquí es la s-s-sa-sala de espera... s-señor... -susurró el becario, que aún parecía padecer miedo escénico ante la presencia de Daiki.

-Eeeh, sí, y que sepas que no muerdo chaval.-dijo Danny, que al fin y al cabo, terminó por sentir pena del chaval y decidió no comportarse bruscamente con él.

La sala de espera era, en comparación a la tecnología y estilo futurista del edificio, lo más añejo que había en la U-NASA junto al vino del mini-frigorífico de aquella sala, siendo equiparable a los típicos vestíbulos de una peluquería del siglo XXI: su mesa con revistas del corazón, y el típico periódico de días, o incluso semanas atrás. La sala no era muy grande, pero lo suficiente como para estar cómodo en ella, obviando el hecho de que las paredes necesitaban una nueva mano de pintura y que en el suelo, se pudo ver alguna que otra cucaracha, (algo irónico, cuanto menos).

-Ahora solo tengo que esperar... Podrían ser más puntuales...- pensó el peliazul mientras sacaba su teléfono móvil y procedió a escuchar algo de música que tenía en su reproductor, recordando haber olvidado los auriculares en una cafetería de los alrededores. Inmediatamente, recordó el hecho de tener en su bandolera, una de aquellas consolas 3D ya algo desfasadas de la marca "Nientiendo" o "Ninvento" famosas algunos años atrás, con un juego de temática parecida a aquel proyecto, donde podías controlar una cucaracha dorada con forma humanoide.

Asdasda :
Para los que quieran, música que tenía Daiki en su móvil ewe2

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Vie Abr 10, 2015 6:43 am

No hay mucho que decir, una infancia en Irlanda y parte de mi adolescencia en Inglaterra, para posteriormente vivir un par de años en Suiza y finalmente terminamos el conteo internacional con Estados Unidos.

Para entonces, esto a pesar de que el gobierno inglés y suizo no ven con buenos ojos aun el plan de U-NASA; puesto que como bien se sabe estas investigaciones también tienen sus campos…invento de humanidad siempre tiene cabida en las guerras, pero “la supervivencia humana es prioridad” o eso es la cantaleta de siempre.

En fin…la puerta de la sala se abre y lo primero que entra es un par de doctores; cabe aclarar que como dije Suiza a pesar de todo no confía aun en la América así que este par de doctores, uno más chocho que el otro entran hablando en suizo y francés, la asistente de uno de estos lleva un maletín e ingresa mirando al chico, un sonido de susto sale de sus labios y con la cabeza abajo camina para poner la maleta en una silla.

La joven rubia abre la maleta y se observa su contenido, la chica que no parece sobrepasar los 25 años toma un guante de un equipo del interior, los doctores siguen su dialogo y en ese momento entra el “experimento”.

Este hombre de cabello negro y sin la usual gabardina de los demás “experimentos” hace acto de presencia, se cubre una fosa nasal y resopla para sacar por la fosa libre el impedimento; unos de los doctores replica la acción y el otro una cantaleta ya conocida; todo esto mientras la chica se gira y asquea mi acción.

El doctor estira mi camisa, esta de un color negro pero también con ligeros matices grisáceos, esto por lo gastado que esta, sendas letras de color rojizo ya despintadas que se encuentran marcadas en la espalda; estas dicen “ST M IE” esto porque ya unas letras son inelegibles.

-no usare esos trajes blancos…primero porque me parecen molestos y segunda François…me parecen estúpidos como se ven…- digo mientras observo a uno de los asistentes, le observo de arriba abajo –como dije se ven estúpidos…Lotte a lo tuyo…- digo a la chica, mientras estiro mi mano para que me coloque los guantes.

La reprimenda del doctor es explosiva, este mismo me regaña que le llame doctor Brown y no solo François, la chica hace lo necesario para ponerme los guantes, estos parte del juego de este traje que cubren en su totalidad mis manos; bueno en su totalidad con excepción de una pequeña parte que descubre el nudillo medio de mi mano y recorre en una franja hasta el comienzo de la mano, todo esto solo en la parte exterior, miro a la chica poniendo interés en su busto –y entonces…Lotte cuando me dejaras jugar ahí…- dije y la respuesta de la mujer fue casi darme un golpe pero en vez de eso toma la maleta y se va, asi mismo los doctores me dicen de la importancia de esta prueba, más que nada por la reputación del centro Saint Marie y bla, bla.

Los doctores se van y me dejan solo con el “algodonado”, así como les digo a estos “experimentos”, trueno mis dientes y me dejo caer sobre la primera silla; sin más observo al niño –y dime algodonado…que tienes dentro… ¿mono araña? ¿lombriz de tierra?...¿un canguro?...- digo mientras sigo mirándolo, sin más sonrió de forma despectiva y me acomodo mejor en la silla.

-aunque he de decir…que parece que tienes una palmera como operación, pero déjame adivinar entonces…- digo entonces y le saco la lengua, sonriente con la lengua de fuera le observo; toda esta acción con una casi siniestra sonrisa y después de unos segundos meto mi lengua –dependes de tu fuerza…tienes un insecto…es fuerte…eso es lo que me dice mi “serpiente”….-

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Krešimir Dubravko el Vie Abr 10, 2015 4:59 pm

Cercanías de la U-Nasa, 6AM
Soundtrack:
Como cada día, Krešimir se levantaba para correr, era ya una parte de su rutina, además, ya se encontraba muchísimo mejor después de aquella arriesgada operación, lo cierto es que tentó a la muerte haciendo aquello, pero parecía que la jugada le había salido a pedir de boca. Se vistió mientras miraba como el sol salía tímidamente por su ventana, respiró hondo y se puso en pie, preparado para irse a hacer su entrenamiento matutino, no sin antes tomar un enérgico desayuno, puesto que hoy había sido convocado para realizar unas pruebas o algo parecido. Decidió ir a correr a los alrededores de la U-NASA, para su sorpresa, parecía que alguien compartía su hobby, un chico pelirrojo, de altura similar a la suya. No intermedió palabra alguna con él, simplemente se colocó a su lado y continuó corriendo junto a su "compañero". Había reconocido al instante a aquel hombre, lo cierto es que  Dubravko era un gran seguidor del boxeo, no era una tarea demasiado difícil reconocer a alguien que tenía un puesto tan alto dentro del mundillo. Cuando consideró que había corrido lo suficiente, se despidió de la otra persona con un simple gesto y una sonrisa en la cara, a la vez que se despedía de esa persona por su nombre, "Keiji Onizuka", este se quedó asombrado, quizás no esperaba que lo reconociesen.

Fue a su casa, quería darse un relajante baño antes de ir por primera vez a aquel lugar, lo cierto es que tenía curiosidad, no sabía con quien se podría encontrar, ni quien serían sus compañeros. Terminó lo más rápido que pudo, y fue caminando hasta ponerse en frente del edificio, a pesar de haber estado corriendo por los alrededores, no se había dado cuenta de cuan majestuoso era aquel lugar, una verdadera obra maestra de la arquitectura moderna. Eran las 12:15, lo cierto es que llegaba bastante justo de tiempo.

Entró al edificio, y decidió darse un paseo por el lugar antes de ir al sitio del encuentro, quería registrar hasta la más pequeña de las habitaciones, ya que, cuando le hicieron la operación no le dejaron investigar por ahí, por razones obvias, quedó maravillado con las oficinas y demás salas, era increíble la coordinación que mostraban las personas que trabajaban allí, algo que le hizo tomar confianza con las personas de aquellas instalaciones. Ahora era el momento de ir a la reunión, cuando entró, pudo ver a dos personas, ambas las reconoció al instante, pero no les dirigió palabra. Dado a su pasado como investigador, estaba al tanto de los delincuentes de diferentes países, y al otro sujeto, se puede decir que era la causa por la que él estaba trabajando para la U-Nasa.
Soundtrack:

Rápidamente apareció una persona, la cual parecía estar dispuesta a comentarle e informarle de lo que sucedía, -¿Dubravko verdad?, van a ser entrenados para ver como manejan su operación, lo cierto es que a lo que se van a enfrentar son unos seres que nunca antes han visto, pero no se preocupen, no hay peligro de muerte-, No se pronuncia así... Bueno olvídelo, simplemente deme el equipamiento necesario, de esos enemigos extraños me ocuparé yo mismo- respondió, sin saber realmente a lo que se iban a enfretar. Se colocó el traje, le venía como un guante, el traje le agradaba bastante, lo cierto es que era bastante cómodo, también supuso que sería lo suficientemente resistente y flexible como para ser un traje de combate. Cuando se dio cuenta de algo, uno de los sujetos que lo acompañaban no llevaba el traje, lo cierto es que los ropajes que vestía le parecieron un esperpento, pero bueno, cada uno sabe lo que se hace.

Miró a sus compañeros fijamente,-Vosotros debéis ser mis compañeros para esta misión ¿no?-preguntó, desconocía totalmente las operaciones de sus compañeros pero no era algo que le preocupase demasiado, tampoco sabía de que se trataba el entrenamiento pero fuese lo que fuese lo que le iban a echar encima, él estaba preparado.

Krešimir Dubravko

Organismo Mosaico : Pepsini
Edad del PJ : 24
Mensajes : 27
Terra-Points : 594
Nacionalidad : Ruso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Sáb Abr 11, 2015 4:17 pm

-U-NASA, sala de espera, 12:12 p.m-


Soundtrack:


[justify]Llevaba ya el peliazul un rato aguardando la llegada de sus compañeros, a los cuales aún debía conocer antes de embarcarse en dicha prueba para constatar los Organismos Mosaicos obtenidos por cada uno en su respectiva Operación. Por ahora, solo el comandante de la expedición, el Capitán Shokichi Komachi y Adolf Reinhardt, el líder del grupo Alemán/Sudamericano al que pertenecía, conocían, junto a Daiki, su Organismo, y parece ser que estos sujetos que estaban por llegar serían los primeros en verlo en acción.

No fue más de 10 minutos lo que tardó en aparecer la primera persona, algo más baja que el propio Danny, pero nada del otro mundo, quizás unos pocos centímetros, piel pálida, cabello oscuro y zarrapastroso, aunque lo que más le llamó la atención fue el color de sus ojos, un color áureo. Este hombre,  de la forma más obtusa posible, se "sentó", si eso se puede llamar sentar, en una silla, mirando a Daiki de forma peculiar y seguidamente, diciendo:

-Y dime algodonado…que tienes dentro… ¿mono araña? ¿lombriz de tierra?...¿un canguro?...

A medida que iba manifestando tales palabras, ese recóndito hombre siguió observando a Danny, continuadamente sonriendo de forma despectiva y acomodándose en la silla en la que reposaba. Ante la mirada patidifusa del peliazul por las sandeces que parloteaba ese hombre, éste sacó la lengua mientras decía:

- Aunque he de decir…que parece que tienes una palmera como operación, pero déjame adivinar entonces…dependes de tu fuerza…tienes un insecto…es fuerte…eso es lo que me dice mi “serpiente”….-

Daiki, cerró su consola portátil, la guardó en su bandolera y, dejando esta en la silla, se acercó al hombre lentamente y dijo:

-A ver, payaso, ¿se puede saber a quién llamas "algodonado? ¿Te inventaste ese mote tú solo? ¿O te ayudó tu mamá? -musitó irónicamente el peliazul, ahora cogiendo a ese hombre de la camiseta- Me da absolutamente igual ser más joven que tú. Si tanto afirmas que dependo de mi fuerza, no me molestaría en absoluto el hecho de demostrártelo ahora mismo. Yo calo muy pronto a las sabandijas como tú, y no estoy dispuesto a tener que aguantarte, así que o te relajas y dejas el retraso, o tendré que educarte yo mismo. -tras la vesania sufrida por Daiki, terminó por empujar a aquel sujeto que decía sandeces sobre serpientes, y terminó por sentarse de nuevo, cruzando los brazos y dirigiendo una gélida mirada de furor a ese sujeto.

Unos minutos después, otro hombre entró en la sala. Este era mucho más bajo que el brasileño, con una tez morena y un cabello oscuro. Daiki trató de analizar al nuevo ser, pero lo único que mostraba su instinto, era un aura de misterio.

-Vosotros debéis ser mis compañeros para esta misión ¿no?-interrogó.

-Exacto, somos los citados para las pruebas del Organismo Mosaico.- confirmó Daiki ante la pregunta del pelinegro.- Y entre que estoy empezando a aburrirme, y que este otro me ha puesto de mala hostia, estoy por irme a mi casa.

Justo tras la aparición del nuevo sujeto, una mujer rubia, con el cabello corto, aproximadamente 1,65, de unos veintipocos años,  y con gafas, emergió de la puerta requiriendo la presencia de los tres hombres en la sala de pruebas.

-Me es familiar su rostro... méh, da igual, por fin entramos en acción.- dijo para sus adentros Daiki, que recogía su mochila, se la colocaba en un solo hombro y comenzó a seguir a la mujer a través de un largo pasillo, el cual le recordaba a las salas de la Liga final de esa saga tan sobrexplotada llamada Pokémon. Al final se alzaba una puerta color carmesí, con una señal de advertencia, en la que se podía leer: "Prohibido el paso. Solo personal autorizado."[/[justify]


Última edición por Danny Daiki el Vie Mayo 01, 2015 3:02 pm, editado 3 veces

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Dom Abr 12, 2015 5:38 am

Seguí sonriendo mientras el chico reacciono, este guardo su aparato y camino hasta mi; yo en cambio no hice nada no levante mi mirada solo seguía en posición mirándole como si siguiera ahí sentado.

Para entonces el chico estaba frente a mí, su gabardina blanca me impedía la vista y entonces hablo de mi pequeño sobrenombre –al…go…do…na…do…osea como el algodón blanco, puro y virginal…del color que llevas tu uniforme chico palmera…- digo mientras levanto por fin cabeza, mis ojos le miran con desdén y mi sonrisa completa el cuadro.

Habla entonces de educarme, para esto mi sonrisa crece y mis ojos demuestran más desdén –eres como ese viejo chocho que vino conmigo…hablas de educarme…déjame decirte algo…- levanto mi mano y le cierro, al tiempo que abro mi palma; esta acción es para mostrarle mi nudillo desnudo el único sitio que está libre en esos guantes mullidos, así también gastados –el veneno de la serpiente taipan es muuuy peligroso…hay cura….pero solo tengo diez a la mano…y no las traje conmigo…-

Inmediato es el empujón que el niño palmera me da, el golpe en la silla es seco; mas sin embargo no me borra la sonrisa y sigo mirándole fijamente, aunque para ese momento ya llevaba unos momentos que había dejado de parpadear y mi mirada se volvió seca, sin brillo…como si imitara una serpiente mirando a un pequeño ratón, estudiándole...

Para entonces un tercero hace acto de aparición; este hombre el cual hizo que me girara al verle por su forma de hablar, me levante de mi asiento y me acomodo la solapa de mi camisa, mi mirada sin parpadear todavía se fija en el sujeto también de blanco.

Sonrió de medio lado mientras presiono los broches que Lotte no cerro; de inmediato una mujer hace acto de presencia y esta me hace sonreír, mas mi sonrisa es un tanto…malévola, camino hacia ella y le escucho hablar, esta mujer de gafas nos habla y ordena que le sigamos, me giro al recién llegado y miro a la susodicha mujer, mi mirada se fija en el centro de su trasero y miro como dije al recién llegado –esto no lo vi seguido en la prisión…- camino un poco y vuelvo a verle, esta vez con una sonrisa más grande –bueno solo con algunas enfermeras y doctoras…tu sabes más…mas…- comente con un ademan de “tamaño” tomando como ejemplo a la mujer.

Desde donde llegamos me gritan, Lotte la chica rubia de cabellos largos amarrados en una coleta entra, con trabajos lleva una larga maleta con el nombre “SAINT MARIE PROPERTY”, la mujer me grita llamándome "Diarmuid" yo sin embargo levanto mi mano negándole –Lotte esta vez no…no serán necesarias, llévatelas con mis manos tengo…- comente mientras me volví a girar y entre al pasillo.

El camino fue una suerte de mirar la figura de la mujer que nos guiaba y el pasillo, para entonces nos detenemos frente a una puerta y me cruzo de brazos, miro el techo de este pasillo para quedarme mirando el foco más cercano, para entonces había una plática de lo conocido y para mi era innecesario –oye mujer…- dije yo interrumpiendo –solo ve al punto y dime que hay tras la puerta…animales para matar o solo nos mataremos entre nosotros…- miro de reojo al chico palmera –por qué…tu sabes mujer…quizás pode alguna que otra palmera…-

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Krešimir Dubravko el Dom Abr 12, 2015 2:51 pm

El panorama parecía ir empeorando con el tiempo, tanto Danny como Diarmuid estaban cada vez más enfrentados, parecía que la batalla iba a estallar en cualquier momento, y como paso lo obvio, el peliazul empujó al irlandés dejándole sentado en la silla, parecía que la batalla estaba al comenzar, los insultos volaban, una situación tan tensa que se podía palpar. -No sé lo que llevan dentro, pero parece que por fuera llevan el retraso- musitó, mientras miraba fijamente a ambos, la situación iba cada vez a peor, hasta el punto de que las amenazas eran mutuas. Pero todo eso cambió cuando apareció una mujer, de una estatura parecida a la de Dubravko, aquella mujer era Michelle K Davis, hija del capitán de la misión del BUGS II, esta les abrió paso a través de unos pasillos, Krešimir pudo notar como Diarmuid lanzaba una mirada lasciva al trasero de la mujer, rápidamente le propinó una colleja sin aplicar demasiada fuerza para que dejase aquello.

Los pasillos parecían interminables, realmente desconocía a lo que se iban a enfrentar, si sería por conjunto o por separado. No estaban solos, también estaban allí más novatos, de los que solo reconoció al propio Keiji, al cual se acercó para darle un apretón de manos, el resto eran totalmente desconocidos. Cada uno entraba en una sala distinta, parecía que el entrenamiento sería individual. La rubia mujer se paró en seco,-Esta es tu sala Krešimir- dijo casi en un susurro, no sabía que iba a haber allí dentro, pero no dejaría que su cuerpo fuese víctima de los tentáculos del miedo. Se adentró dejando a sus compañeros atrás, la puerta se cerró a sus espaldas, una voz proveniente de un altavoz daba información sobre lo que sucedía. Las luces estaban apagas, ¿acaso sería a oscuras?, no, sin previo aviso estas fueron encendidas, iluminando todo el lugar.

No se podía creer lo que veía, se frotó su ojo porque no daba crédito a lo que sucedía, Todos los que estáis en este entrenamiento debéis saber que los terrenos son lugares en los que os sintáis cómodos en mayor o menor medida, replicas exactas de lugares de vuestro pasado o relieves donde podáis explotar al máximo de vuestra operación, por último, no os preocupéis, el entrenamiento no tiene peligro de muerte-, saber eso último tranquilizó enormemente al ruso, era importante saber ese detalle. Había un botón que decía que cuando estuviese listo se pulsase para comenzar la prueba. Krešimir decidió explorar aquel lugar, para recordar su pasado, aunque no le trajese buenos recuerdos. La réplica estaba basada en el campamento de guerra en el que se alojaba junto a su familia. Se adentraba en cada una de las tiendas de campaña esperando encontrar algo, aunque era obvio que no encontraría nada, por lo que, finalmente, decidió pulsar el botón.

Una puerta se abrió de la nada, de ella salía ¿una cucaracha?... bueno, no importaba, estaba dispuesto a acabar con ella, después de todo no había peligro de muerte, aunque, le desconcertaba cuan poderosas podían ser aquellas criaturas, lo cierto es que le daba una sensación de miedo basada en la incertidumbre de no conocer nada sobre aquellas. La voz de apareció de nuevo, aunque esta vez no era la misma, -Terra formar, esta criaturas son cucarachas que con solo el paso de 500 años han adquirido una evolución bastante notable, los que tienen delante son simples clones y en caso de que os vayan a matar simplemente explotarán, sus fuerzas son considerablemente mayores a las de una persona normal, por lo que no subestimen a sus rivales- aquella voz robótica le había dado toda la información que necesitaba, no debía tener miedo de aquellas cucarachas, por lo menos, de los clones. Un dato que conocía sobre las cucarachas, es que su punto débil no es la cabeza, si no en el pecho.

Se armó de valor y cogió aquel artefacto al que llamaban fármaco, lo miró detenidamente y se lo inyectó, pudo notar una rara sensación corriendo por todo su cuerpo, el cual parecía ir adquiriendo las partes de su operación.

Krešimir Dubravko

Organismo Mosaico : Pepsini
Edad del PJ : 24
Mensajes : 27
Terra-Points : 594
Nacionalidad : Ruso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Miér Abr 15, 2015 10:13 pm

Nada más llegar la mujer de dorados cabellos, Daiki se levantó de su silla y pensó en mejorar algo su humor, ya que eso solo haría que su diversión en el entrenamiento fuera más bien una pesadilla para su contrincante que, fuera quien fuera, recibiría la ira contenida por el peliazul.

-Tsch... Por cierto Diarmuid, ¿no? Permíteme decir que una vez, en la selva del Amazonas me picó una de las serpientes más venenosas del planeta, y tras 5 días de sufrimiento... la serpiente murió.- dijo mientras marchaba tras la Michelle K. Davis, sub-capitana del proyecto Annex I.

OFF:

Danny se fijó en la mirada de perversión que dirigía aquel hombre que siempre decía nosequé de una serpiente a la americana, haciendo recapacitar a Daiki sobre si ese hombre tendría algo normal dentro de los principios básicos de las sociedad del momento, aunque la alegría de observar el trasero de la mujer se vió interrumpido por una acción bastante jocosa por parte de Krešimir, proporcionándole una colleja al susodicho para hacer que este retomara la compostura y dejara su comportamiento pervertido.

La rubia llevó a los tres "apuestos caballeros" a una extensa sala, en la cual se podían observar como se subdividía a su vez en varias galerías, las cuales, pensó Daiki, que podrían ser las distintas salas donde se realizarían los entrenamientos. Allí había otro puñado de novatos, de los cuales no conocía a ninguno, pero pudo denotar como Dubravko saludaba ¿Onizuka? ¿El mismísimo Keiji Onizuka? Aquel fue el hombre con el que coincidió en una entrevista de un programa deportivo de la CNN, por lo que Danny llegó justo al ruso y saludó a Keiji, preguntándole cómo fue que acabó en la expedición a Marte.

Fue Shokichi quien acompañó al peliazul hasta una puerta, que obviamente, conduciría a la sala donde correspondería el entrenamiento. -Conque es individual...¿eh?- pensó el brasileño a medida que se aventuraba hacia la oscuridad de la sala.

Todo el lugar fue iluminado por focos de alta potencia, y casi a la vez, una voz por megáfono dió una breve explicación de la sesión antes de comenzar la prueba:

-Todos los que estáis en este entrenamiento debéis saber que los terrenos son lugares en los que os sintáis cómodos en mayor o menor medida, replicas exactas de lugares de vuestro pasado o relieves donde podáis explotar al máximo de vuestra operación, por último, no os preocupéis, el entrenamiento no tiene peligro de muerte.

Las medidas establecidas para comenzar el entrenamiento era pulsar un botón rojo, siempre y cuando se estuviese listo. El ambiente era una gran explanada, quizás una estepa mongola, en la que se avistaban pequeños alcantilados en los laterales. La zona era bastante árida y la poca maleza presente, era consumida por la escasez de agua. Sin importarle el hecho del lugar o el enemigo, Daiki apretó rápidamente el botón abriéndose una puerta. De ella emanó una extraña silueta algo más alta que Danny a simple vista... unos dos metros diría el peliazul.

-Espera... esas antenas... tanto en la cabeza como en la espalda... tienen que ser... ¿cucarachas? -en un principio, una sensación de terror sumió el cuerpo de Danny. Otra voz, la cual le recordaba a uno de sus maestros de Universidad, recitó una información cuanto menos valiosa para los novatos.

-Terra Formar, estas criaturas son cucarachas que con solo el paso de 500 años han adquirido una evolución bastante notable. Los que tienen delante son simples clones y en caso de peligro extremo simplemente explotarán, sus fuerzas son considerablemente mayores a las de una persona normal, por lo que no subestimen a sus rivales.

No pasaron más de 2 segundos en desaparecer aquella sensación de miedo. Este cogió sin dudar el aquella jeringuilla de líquido color esmeralda, y se lo inyectó en el cuello.- Ven con todo lo que tengas... sucia escoria.


Última edición por Danny Daiki el Vie Mayo 01, 2015 3:00 pm, editado 1 vez

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Jue Abr 16, 2015 5:35 am

La primera paloma blanca, esto un chiste personal por su delicado y bonito traje blanco...una molestia, ese chico que se había cabreado por mi comentario hizo un comentario que me hizo sonreír y antes de seguir por el pasillo, justo después de que el hombre con el parche me reprendiera; cosa que me hizo seguir sonriendo me gire a ver a creo que es Daiki.

-Que se puede esperar del Amazonas…al final dios en el séptimo día fue al único lugar del planeta que no creo se bajó los pantalones y cago la gran mancha que es América…por supuesto que sus animales en tremenda pila de mierda…son una mierda…para no matar como es debido…- dije acompañado de una sonora carcajada –además no confundas…los animales más venenosos están en oriente y Oceanía…- me quede un momento pensando y sonriente le mire –y uno en Irlanda…-

Llegando al final tuvimos un encuentro con varias palomas, una de ellas saludo efusivamente al tuerto y el chico palmera, así mismo esta paloma un sujeto pelirrojo me levanto la mano; yo sin embargo mire su mano troné los dientes y seguí mi camino…de qué demonios me servía saludar a estas palomas, aunque mi acción fue comentada con siseos y habladurías…también acompañadas por mi elección tan retro, esto comentado por el par de mujeres.

Mi cámara individual estaba lista, una penumbra me esperaba y el ultimo comentario de la mujer rubia que nos guio; cabe mencionar que su comentario no fue grato para mi persona –en bata o desnudo…todos morimos igual, en especial en Marte…en especial en Marte…- fue mi respuesta antes de que se cerrara la puerta, si su tarea era asustarme pues…no era la manera, las luces iluminaron el lugar y yo les recibí con los ojos cerrados, era el trabajo predilecto de los doctores….cuando tu vista se amolda a la oscuridad y la luz se enciende te quedas ciego un par de segundos, al recibir la iluminación con los ojos cerrados…amoldas la vista a la luz.

-Todos los que estáis en este entrenamiento debéis saber que los terrenos son lugares en los que os sintáis cómo…- al unísono con este mensaje robótico comencé a hablar al mismo tiempo que la misma voz, mi voz era casi un grito para acallar este mensaje que iba escuchando mil veces…al menos en francés o inglés era lo mismo -cómodos en mayor o menor medida pero nos vale una puta mierda eres desechable, réplicas exactas de lugares donde te jodieron la puta vida… donde podáis explotar al máximo la jodida manoseada de entrañas que los jodidos putos doctores te hicieron en tu puta jodida vida, por último, no os preocupéis, el entrenamiento es solo una joderia por que los putos experimentos explotan antes que te diviertas a gusto- fue mi comentario casi gritado para acallar a la voz electrónica.

Jugando con la jeringa lanzándola al aire y tomándola antes de caer mire el sitio, el lugar era una planicie un juego de rocas y pequeñas malezas casi muertas adornaron mi visión –vaya…- dije mientras coloque la aguja dentro de mi cuello –eso quiere decir que me harán sangrar en el desierto…no espera…- empuje el líquido con fuerza a mi torrente sanguíneo –¿el desierto de la muerte de Estados Unidos?…pero si yo...- pensé un momento, los únicos sitios que conocía eran la urbe de Dublin, Londres y Suiza...que me iba  a poner... ¿montañas suizas?... -ah...si...solo conozco la prisión...-

–me vale una mierda solo dejen salir lo de la puerta…sean mil Jous, sean dos  cocodrilos u otros doscientos humanos…solo quieren ver como los matamos…- dije mientras camine hasta el botón, entonces le di un puñetazo seco y dándome la vuelta comencé a caminar; esto mientras aplastaba mi jeringa vacía, para entonces escuche ese sonido tan conocido, este JOU emitido por esa bestia,  me hizo sonreír ampliamente, sé que estaban explicando el origen de estas criaturas, me gire a verle y sin duda alguna ignore lo que la voz me decía del terraformar; mi respuesta inmediata era una gran, larga y endemoniada sonrisa, los otros “jous” tenían impedimentos; estos eran tener brazos amarrados, piernas amarradas y entre otras circunstancias que solo me dejaban aburrido…este no, este estaba completo, clon o no… ¡estaba completo y libre!

Lleve mi mano a mi cara y comencé a soltar una carcajada, larga y enloquecida; mi risa crecía y crecía haciéndose más sonora y al quitar mi mano de mi cara, demostré entonces mis ojos dorados y la apariencia de los ojos de una serpiente, una línea negra estaba dentro de mi iris y esta era mi niña mutada, la parte blanca se llenaba de venas de colores rojizos; demostración de que el suero cambiaba mi genética, el crujido de mis músculos en piernas y brazos era evidente, así mismo varios sonidos de gorjeos en mis manos, en especial en el nudillo desnudo…mi sonrisa seguía creciendo y me ponía en posición estirando mis piernas al máximo posible de manera lateral, mis manos emulaban garras, propias del kung fu del tigre y mi sonrisa…

Mi sonrisa crecía, esta era más y más evidente, parecía que no podría crecer o se me romperían las comisuras, de entre mis dientes se asomaba entonces mi lengua, esta bailaba entre las piezas blanquecinas y limpiaba un diente con la parte derecha, mi labio con la parte izquierda; entonces mostré al terraformar mi lengua bífida, la cual ya comenzaba a trabajar, sin perder mi sonrisa bajo un par de ojos que ya comenzaban a verse más y más opacos, dorados y opacos; entonces también iba yo crujiendo mis dedos por la tensión dije suavemente –JOUUUUUUU- decía esto de forma pausada, gutural y si se podía describir, lleno de demencia y diversión.

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Rahab el Vie Abr 17, 2015 4:49 am


Que la batalla comience
"Primeras impresiones".


Zona: U-NASA | Sala de Entrenamiento individual.

Inician las pruebas a la mayoría de los recién regresados de la operación en el Annex I; aquellos sometidos a la cirugía del organismo mosaico a pesar del poco porcentaje de supervivencia mostrando así su valor y determinación al momento de aceptar dichas circunstancias pero ¿será que están a la altura de saber controlarse en su nuevo y mejorado cuerpo? o sus palabras quedarán sepultadas bajo el golpe de un TerraFormar. Ha llegado el momento de enfrentarse a un experimento de prueba utilizando una cucaracha clonada especialmente para la ocasión.



Se le asignó una habitación a cada usuario el cual sería vigilado a modo de examen para analizar su rendimiento y motivación en combate, además de un cronómetro, todo lo necesario para registrar su batalla y su posible avance en un futuro; Krešimir Dubravko, fue el primero en aventurarse pulsando aquel botón rojo frente suya, instantáneamente en la habitación empezó a surgir una ráfaga agradable de brisa haciendo que las tiendas de acampar se sacudieran suavemente al baile del viento. El silencio reinaba a tal grado que incluso no se supo cuando aquella forma humanoide apareció en el otro extremo de la pared, frente al joven ruso. La cucaracha guardaba silencio sepulcral y solo se quedaba en su lugar, observando Dubravko mientras el parlante daba sus  últimas indicaciones que posiblemente podrían ser tranquilizadoras aunque, tener a una criatura de tal calibre muscular y altura superior a la del hombre era inquietante, sobre todo esos sonidos que la cucaracha lograba hacer con sus antenas sin dejar de observarle.

Aquella bestia poseía un garrote de madera muy sólido en su mano derecha y  sin esperar a que Drubavko se inyectara el fármaco como buen clon, la cucaracha, se inclina a cual competidor de carreras, estaba listo para despegar y apenas Krešimir separa la aguja de su cuello ya tenía en los aires a la gran cucaracha dispuesto a aplastarle con su gran vara de madera. Con una velocidad  350 Km/h eran capaces de alcanzar a su objetivo con solo el primer paso, sin mencionar que la distancia entre ambos individuos era reducida. Si nuestro ruso escandinavo no puede contrarrestar éste primer golpe estando en mitad de su  transformación O.M. entonces habrá perdido el encuentro apenas empezar.


En la habitación numero dos se encontraba Danny Daiki aquel basquetbolista profesional que fue sumergido a la desgracia aun siendo inocente, fue el segundo en armarse de valor para presionar aquel botón y tras esperar un rato su Terra Formars no tardó en aparecer, trepando lo que parecía el acantilado de aquella ilusión en el campo; nuevamente, aquella cucaracha se encontraba en silencio. Solo se podría escuchar el choque de sus antenas y, por si fuera poco, se mantenía en esa posición grotesca en el suelo. Manos y piernas flexionadas a sus costados pues recién había trepado aquel acantilado y la mirada atenta de Daiki la había capturado ¿se quedó así como si respondiese un “me has descubierto” tal vez?

En esta ocasión la cucaracha decidió esperar las indicaciones de la voz mecánica y también el que su rival, el peliazul, lograra transformarse por completo.  La criatura no tardo en mencionar su famoso “jouhj” y golpear el suelo con ambas manos (¿qué estará haciendo, no se supone que el terreno es una ilusión nada mas?) Se quedó así tras unos instantes y al levantar sus manos posteriormente se trajo consigo un gran bulto de piedra. Había arrancado un gran hueco de suelo para lanzarlo en dirección al peliazul, asimismo,  el Terra Formars se arrastró en dirección a Daiki con gran velocidad; al parecer, no tenía intención alguna de levantarse y pareciese provocarlo para que el basquetbolista emprendiera la batalla, de todas formas si Danny no decide atacar al Terra Formar tendrá que detener la piedra que va en dirección a su cara; pero si detiene la piedra dará campo libre a que aquella cucaracha esté encima de su cuello en un parpadeo o tal vez sea una trampa. Todo se descubrirá en cuanto el primer golpe sea lanzado.


El ultimo usuario en presionar el botón, con un agresivo golpe en seco fue Diarmuid Campbell aunque a diferencia de los otros dos soldados anteriores, Campbell conocía bastante bien esta sala individual de entrenamiento gracias a sus constantes experimentos en su pasado más esto no será impedimento para que,  nuevamente esté participando con alguno de estos clones experimentales. Él sabía las instrucciones de memoria pero los que estaban detrás del salón, observándole entendían bien que la prioridad de éste entrenamiento era mantener al extremo a sus soldados para que puedan mejorar sus capacidades en la batalla real. El Terra Formars que salió tras esa puerta era inusualmente diferente, aquel “johj”  que Diarmuid pudo escuchar era claramente más grave en tono. La cucaracha era exageradamente musculosa y la más alta hasta la fecha; gajes de jugar a ser un Dios, esta cucaracha fue modificada para competir contra la monotonía de las pruebas que Campbell ya conocía así que optaron por modificar la apariencia de aquel Terra Formars para impactar a su contrincante, contando con el hecho de que nuestro preso favorito no se había enfrentado a un insecto libre, como aquel.

Los pasos lentos del “Jou” hacían resonar el suelo  e incluso se jactaba dándose golpeteos en el pecho con su mano libre mientras no dejaba de repetir aquella palabra “johj, johj, johj.” de su boca incluso se podía notar que salía ¿sangre? Aparentemente nuestro cavernico-cucaracha ya ha venció a presas anteriores. Se abalanzó de frente contra Diarmuid a gran velocidad, se supone, la estándar que una  Jou puede manejar. Ella  venía con la intención de azotar su garrote con toda la fuerza que puede imponer con sus grandes músculos y un bloqueo común no será suficiente para detener el golpe.

Tras haber observado los primeros movimientos de las cucarachas el altavoz se hizo resonar nuevamente en las tres habitaciones al unísono, en esta ocasión era la voz de una fémina rubia, se acomodó sus gafas que cubrían sus pupilas verdes gracias al reflejo del monitor y musitó:

-En esta prueba no podrán morir pero… Eso no quiere decir que saldrán sin huesos rotos o inconscientes de esa sala. Hagan su mejor esfuerzo.

Michelle K. Davis ha hablado. Tras ella se podía observar a un Shokichi Komachi colocando su mano en la frente, sabía que lo que Michelle estaba haciendo era meter más presión a los soldados pero sería mejor así, ellos sabrían trabajar mejor bajo presión así que se limitó a observar a los novatos con una sonrisa.




Objetivo actual:
*Derrotar al Terra Formars.
*Presionar el botón en caso de rendirse.



¡Buena suerte!



Rahab

Edad del PJ : 0
Mensajes : 24
Terra-Points : 618
Edad Real : 100
Nacionalidad : Johj

Ver perfil de usuario http://tf-amazing-break.foroespana.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Krešimir Dubravko el Lun Abr 27, 2015 9:15 pm

Off-rol:
Siento la tardanza, estaba ocupado con los estudios =S
Aquella sensación que corría por su cuerpo, ¿cómo explicarlo?, notaba como su cuerpo iba cambiando, alzó su vista para mirar a su rival, ¡¿Qué demonios?!, todavía no había terminado su transformación y el clon había lanzado un sprint directamente hacia el ruso. Pudo observar como la cucaracha tenía un gran garrote de madera en la mano, por lo que sería mejor esquivar que intentar recibir y bloquear ese potente golpe, que probablemente le hiciese más daño de lo esperado, después de todo nunca se había enfrentado a nada parecido. Mientras veía acercarse a la cucaracha a velocidades inhumanas, recordó su entrenamiento, se puso en posición de combate, sin tener su transformación completa y esperó a su rival.

Soundtrack:

Había algo que le enseñaron en el ejército, y sería algo que nunca olvidaría, siempre hay que tener un as bajo de la manga, con un ágil movimiento de brazo, un karambit apareció en su mano, parecía magia, o que simplemente siempre lo tuvo lo mano y nadie se había dado cuenta. Cuando se dio cuenta, aquella cucaracha marciana había dado un enorme salto para golpear con la mayor fuerza posible, Dubravko rodó evitando el golpe, y desgarrando el pie de su enemigo. -¿Ni una jodida muesca de dolor? sé que es un clon pero...- pensó, mientras miraba a su rival. No parecía haber servido de mucho, pero había ganado el tiempo suficiente como para terminar su transformación, ¿Para qué demonios dan trajes si se van a romper?.

Sus brazos tomaron una tonalidad azul, dos enormes aguijones salían de sus puños y rodillas, ahora no necesitaba ningún cuchillo, ahora su cuerpo era un arma. Sabía perfectamente donde tenía que golpear si lo que quería era derrotar a su enemigo, pero en este caso, lo único que quería era poner a prueba a aquella operación.
Parecía que la cucaracha no estaba dispuesta a esperar ningún segundo, y menos a mirar como su rival se hacía cada vez más fuerte, lanzó un potente puñetazo, -¿Acaso no te has dado cuenta de que tengo pinchos?- dijo en su idioma natal, puesto que en esos momentos no tenía porque hablar en japonés. Sus puños estaban unidos, casi que literalmente, el aguijón de Dubravko había atravesado la mano de la cucaracha, era el momento de derribarla, con su pierna derecha, golpeó sin demasiado esfuerzo y tiró a su rival, después de todo las técnicas aprendidas parecían funcionar incluso con aquellos seres, aunque oponían más resistencia.

La sangre de su enemigo se impregnó en el aguijón, hubo algo que le llamó mucho la atención, esa cosa tenía sangre verde, esto fue algo que le desconcertó bastante, desvió su punto de atención, fue un gran error, puesto que el clon tuvo total libertad para asestar un golpe, directamente en la cara, el golpe le hizo retroceder varios metros, pero sin llegar a caer al suelo, intentó "vacilar" a su rival con un gesto.
Gesto:

Funcionó, su rival corrió hacía el nuevamente, con el salto incluido, Dubravko saltó y golpeó el costado de la cucaracha con su rodilla, ahora era el momento, acabaría con aquel clon, y saldría para ver quienes son dignos de respeto, o quien carece de este privilegio. O eso creía él, porque aquella copia se levantaba sin problemas, le hiciese lo que le hiciese. -Te enseñaré algo, te mostraré la razón por la que me llaman el lienzo de las alas de la muerte- musitó, sabía perfectamente que aquella cucaracha no iba a entender ruso, pero lo cierto es que muchas veces, a Dubravko, se le iba la fuerza por la boca.

Intentó combinar el Pa kua y su transformación, para conseguir el método de lucha perfecto, se colocó delante de su contrincante, daba vueltas alrededor suya intentando hacer que se moviese como el quería, parecía que estuviesen danzando, ambos dando vueltas en círculos, la cucaracha lanzaba golpes que eran detenidos, ahora, aquel clon estaba donde Dubravko quería, se había metido en un juego que no podía ganar.

Krešimir Dubravko

Organismo Mosaico : Pepsini
Edad del PJ : 24
Mensajes : 27
Terra-Points : 594
Nacionalidad : Ruso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Vie Mayo 01, 2015 2:35 am

Soundtrack:

El hombre observó la puesta en escena de aquella alimaña de tonalidad parda la cual no tardó en aparecer, aparición que hizo escalando uno de los varios acantilados que se hacían cuasi reales en aquella ilusión. La cucaracha se encontraba en silencio, quizás el hombre tuvo suerte y la naturalidad de aquel "bicho" era sosegada, pues solo el sonido de sus antenas moviéndose se hizo perceptible durante el pasar de varios segundos. No todo era normal o apacible, pues había una cosa que desconcertaba a Danny, y no era otra cosa si no que la posición del terra former, el cual parecía reptar, postura cuanto menos jocosa a visión de Daiki, pues mantenía ambas extremidades flexionadas a sus costados ya que acababa de escalar aquel barranco. Sin dudarlo, aunque no sin antes padecer como si una sensación de desasosiego recorriera el cuerpo del brasileño, tomó su dosis con firmeza y se la inoculó en el cuello.

Tras inyectarse el fármaco, el peliazul se retiró la jeringuilla, dejándola caer al suelo y dispersándose en pequeños trozos de cristal. Danny, entró en un estado de éxtasis, delirio dirían algunos, tornándose así sus ojos en blanco, perdiéndose su pupila. En el rostro del nipón-brasileño, se empezaron a hacer denotables algunos capilares, sobre todo en las zona de la sien. Aprovechando el margen de tiempo dado por su enemigo, Daiki completó su transformación: aumentó considerablemente la masa muscular del hombre, rasgando ambas mangas de su traje, afectando esto al igual en ambas piernas. Al mismo tiempo, se generaron unas proliferaciones de una tonalidad atezada en la zona del antebrazo y en la espalda, simulando así lo que sería la fisiología del Oryctes Nasicornis. Gracias a esto, el usuario con el Escarabajo Rinoceronte como Organismo Mosaico aumenta en gran medida su fuerza y consistencia, aunque no solo depende de su lozanía, pues para este insecto de la familia Dynastidae, es común el hecho de poseer un poderoso y temido cuerno que puede utilizar como método de ataque, apareciendo este en la faz del rostro, y sin olvidarnos de la presencia de las antenas características de estos diminutos seres. Físicamente, se calcula a escala la fuerza obtenida por la habilidad de este escarabajo, por lo que, puede levantar aproximadamente 850 veces su peso, que se traduce en fuerza bruta. Con esa fuerza, es denominado como uno de los insectos... ¡¡¡NO!!!... ¡Incluso uno de los animales más poderosos a escala!

-Ha sido un gran error por tu parte el dejarme terminar mi transformación... asqueroso insecto...- susurró el peliazul tras lograr completar su mutación.

-Johj.- fue toda contestación que recibió Daiki por parte de la cucaracha, eso sí, continuó por golpear la superficie supuestamente "virtual". Tras mantener la posición un corto periodo de tiempo, arrancó de forma limpia lo que se podría traducir por un gran bloque de piedra. Ahí no se quedó la cosa, sino que el propio terra former lanzó con versatilidad el guijarro, y a la vez, comenzó una carrera vertiginosa hacia la posición del brasileño.
Soundtrack:

Teniendo en cuenta su gran fuerza, siendo conocedor de ella el propio Daiki, y lejos de pararse a pensar en un plan coherente, procedió en lanzar un poderoso puñetazo con el brazo izquierdo a la roca, prácticamente desintegrándola en pequeños pedruscos. Continuadamente, el peliazul procedió en realizar un gancho con su extremidad derecha hacia el rostro de su enemigo. A pesar de no ser mala la idea de un ataque directo, era demasiado precipitada y aprovechando su superioridad táctica por el uso de su velocidad, la cucaracha esquivó fácil, aunque apurada, el derechazo de Daiki, atacando ahora ella con una patada baja derribando al brasileño.

-He...he...he...- rió Daiki mientras hincaba una de sus rodillas en la tierra, y trataba de recomponerse tras el demolente golpe que sufrió en la zona tibial de la pierna izquierda. A pesar de haber sufrido un severo golpe, Danny se hallaba tranquilo y sereno. Arqueó su boca en la parte derecha del rostro, formando una sonrisa cuya finalidad era demostrar lo impasible que fue para él ese trastabilleo. El peliazul no iba a dejar que esto fuera un contratiempo ni desventaja en su lucha, por lo que lejos de rendirse arremetió violentamente contra su objetivo, mas su acción se vió interrumpida por una voz que inundó todo el campo de batalla.

-En esta prueba no podrán morir pero… Eso no quiere decir que saldrán sin huesos rotos o inconscientes de esa sala. Hagan su mejor esfuerzo.

Definitivamente, Daiki pudo reconocer esa voz: Michelle K. Davis. La sinceridad de sus palabras la delató más que el propio tono utilizado, pero ni siquiera la idea de ser intimidado por aquella confesión pasó por la cabeza de Daiki. Éste se acercó al terra former con parsimonia, paso a paso iba sembrando la duda al clon por esa reacción, ¿cuáles eran sus intenciones? Sencillamente, acabar con la escoria. Su enemigo se movió rápidamente a su posición, alzando los brazos a la par que entrelazaba sus manos y asestando un fuerte golpe hacia el suelo, teniendo como finalidad aplastar al basquetbolista. Éste haciendo uso de los reflejos de los cuales tanto mérito achacaba en su estancia en la NBA, sorteó el ataque con un simple paso hacia atrás, dejando así a la cucaracha en algo más que una situación comprometida. Tras esto, Danny solo pudo hacer una cosa: Asestar un poderoso golpe en la "flor" del rostro del terraformer, volándolo varios metros de la posición del peliazul.

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Sáb Mayo 02, 2015 1:37 am

M.A.R.S. RANKING

SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR PARTE I

Las tres especies más venenosas del planeta son:
Avispa Marina (Chironex fleckeri) es una cubomedusa capaz de matar una persona mediante su contacto, caracol cono de mármol cuyo dardo puede asesinar a un humano en cuestión de minutos y el pulpo de anillos azules, este pequeño animal del tamaño de una pelota de golf es mortal, su veneno no es doloroso, pero es letal.

Sin embargo estos tres animales son los más letales del planeta, todos son habitantes acuáticos en tierra la criatura que le sigue es la cobra real, sin embargo es solo notable por su fiereza por que el animal venenoso sobre tierra es un ofidio con un veneno 100 veces más letal que la cobra real y 50 veces mortal que la mamba negra, su nombre es oxyuranus microlepidotus o serpiente taipan del interior.

El hecho que tan mortal espécimen no este entre los diez mejores es…por qué es la serpiente más tímida y dócil sobre la faz de la tierra; la serpiente taipan es temerosa ante un depredador que supere su tamaño, incluso una serpiente de su especie que considere más grande que ella es razón suficiente para que esta misma huya despavorida.
La cantidad anual de muertes provocada por la cobra real, es solo un balance de cien años de muertes realizadas por la serpiente taipan, es más factible ver una taipan corriendo de un humano que una taipan atacando a un humano; esto es porque la misma puede correr antes de ser acechada, ¿pero cómo logra esto?

Esto lo logra por que posee el sistema de radar más excelente de todas las serpientes, aunque no tiene los mejores ojos como la langosta mantis, sus ojos en combinación con su olfato, los sentidos escondidos en su lengua bífida y par de orificios auditivos crean este “bioradar”; sin embargo este bioradar solo registra un marco de 3 metros alrededor de la taipan, aquí en esta “burbuja” la serpiente sabe que hay, que alimento existe, fallos del terreno, cuantas hojas caen de un árbol y que animal está bajo de ella, así mismo también que animales más grandes que ella entran en este espacio de 3 metros, su espacio….

FIN DE REPORTE

El impacto del garrote del “Jou” suena en el aire, este golpe teleférico hace que el aire suelte un rugido estremecedor y terrorífico; este impacto capaz de destrozar un cráneo como si una sandía se tratase es el resultado del ataque del mismo “Jou”, un hilo de sangre viaja paralelo a este mismo impacto.

Esta sangre que de mi cuerpo emerge, es solo consecuencia de una pequeña saliente del garrote del “jou” cuando quiso golpearme, el corte viaja de mi ceja izquierda hasta la base de mi cuero cabelludo, ya que me encuentro inclinado hacia el lado derecho y en cuclillas mientras esta bestia solo ha golpeado el aire que está arriba de mí.

El golpe teleférico de este cavernícola es potente que está a nada de tirarme, no por el golpe…si ese mismo golpe me hubiere dado, mi cabeza saldría disparada como si una pelota fuere, pero el aire que me golpea es otra cosa; sigo en la misma pose que uso para refugiarme de su impacto y de mi mano derecha, desde el nudillo sobre el dedo medio emerge una larga punta de color crema pastosa, esta punta esta con un líquido viscoso que es una especie de lubricante natural para que salga esta punta de mi mano, esta larga punta de casi 30 centímetros de largo me sirve de apoyo para no caerme por la inercia provocada por el golpe del terraformar, su golpe trae una fuerza centrífuga que tuvo que obligarme a sacar mis propios “colmillos”.

Mi rostro evidencia una expresión de asombro, para mi es la primera vez que veo y siento la fuerza de un “jou” sin ataduras, casi de forma inmediata mi asombro se convierte en una alegría que se refleja en una sonrisa larga, mis labios cuya comisuras tienen lo que parece ser piel de serpiente crecen y aunque la sangre emerge de la herida abierta me hacen pensar -entonces…debo acortar todo a tres metros-

M.A.R.S. RANKING

SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR PARTE II

Su radar además de poderoso y casi cognoscitivo, le permite a la serpiente elegir una ruta eficaz para poder huir rápidamente, esto nos lleva a otra característica especial de la Taipan del interior la cual es, una estamina duradera; según estudios una taipan aterrorizada puede “correr” durante tres minutos sin descanso hasta encontrarse libre de peligros.

Mas sin embargo, en Australia de donde es originaria esta especie entre los lugareños tiene otro nombre Serpiente Feroz; cuando se encuentra acorralada y la única opción es luchar por sobrevivir la dócil y temerosa Taipan sufre una transformación aterradora mostrando sus últimas armas.

Un ataque certero y continuo; la velocidad explosiva que cuenta la Taipan la hacen atacar hasta un máximo de siete veces, asesina a sus presas que son pequeños roedores tales como ratones y ratas, algunas de sus presas mueren más por las heridas infringidas que por el veneno.

Colmillos más largos, con una diferencia de 0.005 y 0.010 la serpiente Taipan tiene los colmillos más largos en comparación con la Mamba Negra y Cobra Real respectivamente, estos largos colmillos aunados a la velocidad son capaces de atravesar una bota de piel, mientras no tengan una protección de acero, un humano promedio apenas tendrá oportunidad de reaccionar ante un ataque de la Serpiente Feroz.

FIN DE REPORTE

En la posición de cuclillas donde sigo, mis rodillas flexionadas se tensan a lo más posible que puede mi cuerpo, mi cadera se dobla un poco a la derecha y mis músculos se tensionan al máximo posible, esto para poder tener una sorpresa al terraformar.

Como si una liga se tratase mi cadera se latiguea y el colmillo que emerge de mi mano sale despedido del suelo, me toma menos de una milésima de segundo ver el lugar donde quiero golpear y mi colmillo que tengo en mi puño penetra la rodilla del terraformar, esto en el sitio más carnoso posible, mi colmillo penetra la rodilla y siento como la fuerza centrífuga golpea todo lo que hay dentro, no es lo único que hare.

Mi cadera que latiguea hacia la izquierda se tensa en menos de nada y explosivamente se mueve a la derecha con una fuerza tremenda; el golpe ahora es en la corva de la bestia, esto consecuencia del segundo colmillo que emerge de mi mano izquierda y que atraviesa la corva limpia y brutalmente, no importa que seas pero las zonas donde los miembros se doblan son siempre partes débiles; corvas o zona de gemelos (zona contraria a la rodilla) , braquioradial (zona contraria a los codos), ingle, retinaculo de flexores (cerca de tobillos) y coracobraquial (interior de axila) y esternocleidomastoideo (cuello cerca de la mandíbula) son mis zonas preferidas a acuchillar, son zonas donde soy certero.

El Jou apenas podrá “sentir” el primer golpe cuando yo ya he golpeado por cuarta ocasión su pierna derecha; es en esta misma pierna donde trato de causar el mayor daño por acuchillamiento, mi quinto golpe viaja por el aire yo mantengo mi respiración esto porque ya acostumbrado a usar esta velocidad no me da tiempo de tomar aire…no me preocupa ya es habitual en mí, cuando ataques no respires hasta terminar el trabajo…es algo que me digo siempre cuando vengo a jugar.

A diferencia del golpe teleférico y abierto de un terraformar, el cual es un golpe que grita con voz grave donde va el impacto, mis golpes son más cerrados más pegados a mi cuerpo y esto lo hace mucho más veloces que los que dan un terraformar…estúpidos clones nunca duran, el quinto golpe es el que más disfruto porque no solo penetro la rodilla busco desgarrar lo que más pueda y para ello llevo la fuerza que aún tengo en mis rodillas y cadera, toda esa fuerza se quede en mi brazo y que este la traslade hacia la rodilla…que explote la misma, si la masa del Jou es grande sé que solo me llevare un buen pedazo en vez de la pierna que planeaba.

Aprovecho entonces la velocidad para que la fuerza me lance lejos de su alcance, pero no lejos solo a tres metros y ruedo por el suelo, sé que está a tres metros de mi…lo huelo, lo escucho, lo siento en cada vello de mi piel y cada cabello de mi cuero cabelludo…lo siento con mi lengua, con mi lengua siento como corre la sangre del terraformar, como baña el suelo que pisa y como emerge tanto que será complicado que se mueva, con mi lengua presiento su mirada y el intento de este de comprender que ha pasado, que ha hecho este delgado humano para causar en menos de unos segundos un daño brutal y salvaje; lo siento con mi lengua, lo siento con mi lengua, la misma lengua que viaja limpiando mis dientes con cada parte de la misma lengua bífida, misma que forma parte de una sonrisa aterradora y demente.

La voz de la rubia suena en mis oídos mientras levanto mis manos al aire, las bajo con fuerza y cae de mis “colmillos” el líquido que debía de inocular en el Jou, lo hago varias veces hasta dejar mis colmillos vacíos, puesto que solo acuchille al terraformar y no le inocule nada de veneno, mas sin embargo mi mano derecha tiembla y le miro, sin sorpresa veo que el colmillo esta doblado de forma extraña, quizás el último golpe tratando de desgarrar hizo que este se lastimara.

Lo tomo con la mano izquierda y con pura fuerza lo reparo, el veneno fluye de mi colmillo derecho con fuerza, lo alejo para que este caiga al suelo, siento el temblor consecuencia de los nervios y tendones lastimados, nada grave solo es consecuencia de tan explosivo ataque, mera costumbre.

Miro al terraformar con una sonrisa mientras levanto mis manos, mis colmillos que emergen de mis manos siguen goteando, para entonces una sonora sonrisa sale de mi garganta mientras bajo mi cadera y preparo mis piernas en pose de grulla, muevo mi índice mirando al terraformar –te toca Jou…- digo mientras acompaño mi línea con mi característica risa.

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Rahab el Mar Mayo 05, 2015 1:41 am


Sorpresas ocultas
"La agonía de un Jouhj".


Zona: U-NASA | Sala de Entrenamiento individual.


La batalla empezó con una clara desventaja de reacción pero el ruso de cabellos oscuros logró resolver esa desventaja como un campeón convirtiéndose ahora en el posible primer ganador de la contienda, no obstante presumir de aquello solo hará que la derrota sea más humillante. La confianza es un arma de doble filo. Krešimir Dubravko estaba en plena distracción de aquella Terra Formar, la tenía encerrada en ese círculo de movimiento pero eso no bastaría para que la cucaracha decidiera su siguiente movimiento, así que al notar que lanzar golpes brutales no funcionaría simplemente se impulsó de nueva cuenta al aire con gran velocidad, a pesar de solo disponer de una pierna buena la cual era verdaderamente asqueroso observar como la carne muerta se arrastraba junto a la carne viva. El TerraFormer miro hacia donde se había quedado Dubravko y le lanzó su garrote con gran fuerza proyectándolo al ruso,  el impacto de esa arma a pesar de ser tan pequeña lograría un K.O. si lograra impactar en la cara del moreno, a sabiendas de eso, la cucaracha la usó como mera distracción para que el ruso la esquivase con éxito pero aquello ocasionó que la cucaracha le diera tiempo para moverse a velocidades más que sorprendentes a un lado del militar y así atinarle un puñetazo en el área de las costillas logrando que Dubravko saliera impulsado por la tierra a  una larga distancia. Dado a que la TerraFormar le hacía falta movilidad en una pierna utilizó una pared para impulsarse con su pierna buena y aprovechar el viaje para impactar en las costillas de Dubravko.

Cuando Krešimir salió impactado la cucaracha se arrodillo para de nuevo lanzarse en un impulso con su pierna saludable y alcanzar a su presa en pleno vuelo, se acercó lo suficiente para que sus rostros se vieran con cierta cercanía y así apreciara el rostro impasible y sin alma de la cucaracha, a pesar de tener las heridas sangrantes no parecía inmutarle que su líquido verde se desgastase, por auto reflejo de alejar a su rival, Dubravko lanzó un puñetazo con sus pinchos, no dudaría dos veces en apartar a la cucaracha pero con una escena desagradable la TerraFormar detiene aquel golpe dejando que el aguijón pase por el orificio de su palma y así poder hacer una llave para volver a colocar en el suelo a Krešimir ¿cómo los dioses habían permitido que tal criatura viviera sin alguna reacción al dolor? Es una suerte que solo sea un clon que no puede matar. Lo cierto es que la sangre de ambos seres se estaba dejando en el campo y si nuestro ruso favorito no saca un as bajo la manga la TerraFormar le caería a golpes sin importar que este estuviera en el suelo y para prueba de ello la cucaracha lanza un puñetazo con su brazo libre utilizando toda su fuerza dirigido al rostro de Dubravko en el suelo aunque sin mucha precisión dado a que aún tenía su mano enganchada al pincho de krešimir, en estos momentos las manos izquierdas de ambos se encontraban enganchadas y en una posición incómoda de zafa; la cucaracha tiene la mejor posición de poder asestar los golpes.



Si bien el TerraFormer estaba listo para el combate, si fuera una persona racional pensaría que Danny Daiki  ha sido demasiado precipitado pero con buenos resultados. El remedo de insecto se levantó tras haber volado varios metros en el campo, se sentó y en su cara se podía observar el rostro desfigurado por la marca del puño del hombre transformado, seguido de hilos de sangre que no alteraban ni un pelo a la cucaracha, solo se limitó a responder con su famoso jouhj mientras se incorporaba despacio.  Sin más, la TerraFormers colocó sus brazos en posición de batalla ¿será acaso un estilo de boxeo? No. La cucaracha retomo una carrera contra Daiki a grandes velocidades, pero su objetivo era rodearle creando un círculo alrededor del brasileño. Para sorpresa del mismo los golpes de la cucaracha eran impredecibles dado a la gran velocidad que mantenía corriendo era difícil adivinar de donde salía cada puñetazo o patada pero no imposible de cubrir la mayoría aunque algunos golpes si asestaron a su rostro y cuerpo del peliazul. La aparente intención del TerraFormer era estresar al brasileño a tal punto que se llenara de ira. A cada golpe no dejaba de mencionar su famoso jouhj ¿estará provocando a Daiki o su cerebro de clon no será tan desarrollado? Lo perturbarte de la situación es que la cucaracha tiene una estrategia que logra aumentar la tensión  - y los golpes- en Danny.

En cierto momento la cucaracha nota el estrés de Daiki y aprovecha para lograr su primer objetivo, se detiene en seco para aumentar la asombro y tras su famoso ”jouhj” atina una fuerte patada que, como a la cucaracha le había pasado en el pasado, manda a volar a su adversario, la criatura hace gala de su velocidad una vez más y aprovecha que Daiki sigue impulsado en el aire para tomarle del rostro con su palma entera y arrastrar el camino que queda hasta estamparlo contra la pared. Sin duda Daiki ha recibido grandes daños pero la cucaracha decide soltarlo pues ya no sentía la respuesta de lucha por parte del moreno. La criatura se aleja poco solo para “fulminar” a su adversario, levantó su pierna y se disponía a darle un pisotón en el rostro. Es ahí donde se empezó a escuchar un pitido de una alarma proveniente del pecho de la cucaracha, al parecer el golpe iba tan en serio que podría explotar frente a Danny si no reacciona a tiempo para no causarle la muerte prematura a la cucaracha.



Sin duda Diarmuid Campbell ha sido un adversario conocido para las instalaciones y además demostró ser muy bélico contra los cuerpos de las cucarachas, aprovechándose de aquello la U-NASA le proporciono una cucaracha con el doble de consistencia para que el irlandés lograra batallar con todas sus fuerzas. La cucaracha había sido despedazada de sus piernas a pesar de su gran capa de masa muscular pero eso no le impediría seguir caminando –pero sí con dificultad- gracias a la majestuosa inhibición de dolor por parte de los TerraFormars.

No se giró en cuanto el irlandés le lanzó la palabra, al contrario, repentinamente la gran jouhj giro de espaldas con velocidad para terminar en frente de su adversario y así utilizar sus piernas lo menos posible. Le lanzó una ráfaga de puñetazos para hacer retrceder al hombre de cabellos oscuros pero para asegurar la victoria de la TerraFormers ésta arriesgo su pierna derecha quedando inutilizada para golpear las piernas de Diarmuid y lograr distraerle lo suficiente para estampar al hombre contra la pared. Ahí comenzó a aumentar las tandas de golpes pero al ver que perdía el equilibrio optó por usar una técnica más sucia y complicada.

Jou le tomo de las muñecas y se dejó caer boca arriba arrastrando a su rival, Campbell, de forma que su cuerpo quedara extendido encima de la TerraFormer boca arriba.  La criatura inmovilizó los brazos de su rival con una llave de tal manera que quedaran extendidos los brazos para poder estrangularle del cuello, ahora Campbell se encontraba en una situación desfavorecedora pues si la cucaracha continuaba aplicando su fuerza y su musculatura, saldrían varios huesos rotos por ambas partes. ¿Qué pasa con las piernas? La criatura había sacrificado sus dos piernas para aplicar otra llave a las mismas piernas de Diarmuid, el problema con la TerraFormer es que se tuvo que romper ambas piernas para asegurar completar la llave y así detener las piernas de su adversario. Sin duda,  las TerraFormer tendrían una gran agonía en cuanto a dolor se refiere si tan solo tuvieran ese tipo de sentido. Diarmuid, al parecer la única forma de escapar es haciendo algo loco e impredecible, veamos qué astucia porta el irlandés en su sangre.



Objetivo actual:
*Derrotar al Terra Formars.
*El botón de rendición ya no se encuentra en la sala.



¡Buena suerte!



Rahab

Edad del PJ : 0
Mensajes : 24
Terra-Points : 618
Edad Real : 100
Nacionalidad : Johj

Ver perfil de usuario http://tf-amazing-break.foroespana.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Krešimir Dubravko el Mar Mayo 05, 2015 9:06 pm

Off-rol:
Cambio el color de mi letra xD

Te tengo- sonrió el ruso mientras acorralaba a la cucaracha, o eso creía él, su oponente, a pesar de tener un solo pie, ya que el otro había sido cercenado, saltó hacía atrás, y lanzó su garrote para golpear a Krešimir, fue una mera distracción para lo que vendría a continuación. La cucaracha golpeó de lleno al parchado, que salió volando unos metros, además, antes de que este pudiese siquiera caer al suelo, la cucaracha se impulsó, dejando su rostro junto al de Dubravko, aquella sonrisa, parecía el mismísimo demonio hecho carne. El primer golpe de la cucaracha impactó en las costillas, haciéndole una notable herida, pero no sería suficiente como para que el ruso se rindiese, ni mucho menos. El impulso que tomó la cucaracha no era para hacer una simple burla mostrando su sonrisa al rival, ni mucho menos, el clon había aprovechado para hacerle una llave a Krešimir y dejarle en el suelo, no inmovilizado, pero con desventaja a la hora de atacar, además, el puño izquierdo del ruso estaba enganchado al de su oponente, siendo que la palma del terraformer fue atravesada por uno de los aguijones.

Soundtrack:

El moreno estaba bajo la cucaracha, en un handicap del que difícilmente lograría escapar, obviamente, con los puños no iba a lograr nada, pero, ¿y con sus piernas?, esa sería la clave de la batalla, algo que su rival no podía detener, precisamente porque le faltaba un pie. La sangre de ambos cubría el suelo, una color oscuro, una fusión de rojo y verde que cubría el suelo de aquella ilusión, la pierna del terraformer rozaba el suelo, probablemente si pudiese sentir el dolor, estaría gritando como un bebé, pero no era el caso. La cucaracha intentó realizar un golpe directo al rostro del ruso, por suerte este fue en vano, ahora, era el turno del parchado, era el momento de demostrarle a aquella cosa quien es el que manda. Krešimir estiró sus piernas, hasta hacer con ellas un candado en el cuello del terraformer, cuando lo amarró bien fuerte, comenzó a tirar hacía el lado contrario, o la cucaracha cedía, o acabaría partida en dos.

La cucaracha soltó a Dubravko, a costa de dejar su brazo hincado en el aguijón, quizás esto beneficiaba más al terraformer que al propio ruso, ya que el veneno paralizante había sido arrancado de cuajo de su cuerpo, el clon que andaba a duras penas se echó para atrás, la sangre de Krešimir fluía por sus costillas, manchando el traje blanco y dándole aquel característico color rojizo, se puso en la costilla, acto seguido miró su palma y observó el líquido granate, en ese momento, el ruso salió de sus cabales, cogió el mazo que había en el suelo y se lanzó en un sprint hacía su contrincante.

Golpeó con el contundente objeto en la pierna de la cucaracha, la cual salió volando, aquel fluido verde salió disparado hasta la cara de Krešimir , en ese momento soltó el arma, fue a por la pierna mutilada. El clon que había conseguido ponerse en pie a duras penas, fue golpeado por su propia pierna en el abdomen, tirándolo al suelo nuevamente, en un ataque de frenesí, el ruso comenzó a acometer contra su estómago, hasta el punto de que la pierna que utilizaba se partió por la mitad, la barriga de aquel terraformer rezumaba sangre, la paliza fue tal que este empezó a toser sangre. Juntó sus dos puños, alineando los dos aguijones, y los clavó en el punto de donde salía la hemorragia, cuando atravesó su cuerpo por completo, comenzó a mover los puños en direcciones opuestas, la sangre saltaba por todos lados, el traje, el suelo, inclusive, hasta el rostro del ruso. Llegó el momento en el que el cuerpo se partió en dos, separando el cuerpo de la pierna restante, Krešimir  se alejó del terraformer, esperando ver su reacción, que seguía siendo la misma, intentar matar a su objetivo, con su brazo mutilado, hasta la altura de la muñeca se apoyo en el suelo, mientras que con la otra palma de la mano se "puso en pie", y se movía hasta el moreno.

Dubravko fue andando hasta él con parsimonia, la cucaracha intentó dar un golpe, pero no pudo, y lo único que consiguió fue caer al suelo nuevamente, cualquiera terminaría ya con aquel sádico juego, pero el parchado, aislado en un estado de locura, iba a continuar con aquella sangría, y no pararía hasta ver como aquella escoria moría de la más terrible de las maneras, o desangrada, pero a ser posible, por la primera opción. Ahora su objetivo era cercenar sus únicas extremidades, los brazos, copiando la anterior técnica de su rival, hincó su aguijón en la palma de su mano, hizo un candado con sus piernas alrededor, y puso sus pies en el torso de este.
Proyectaba toda su fuerza en los pies, empujando al cuerpo de la cucaracha para que se separase del brazo, un seco crujido invadió la sala, el brazo empezaba a separarse, la piel, que empezaba a sangrar y estirarse poco a poco del hombro, terminó por salir disparada, ese uniforme, se podía decir que ya no era blanco.

Para mutilar el otro brazo no se estrujo los sesos, cogió su cuchillo, se lo hincó en la parte más alejada del hombro y comenzó a subirlo hasta llegar al punto donde quería parar, el brazo estaba divido en dos, pero todavía estaba sostenido al cuerpo, cosa que no duró demasiado, ya que, de un pisotón terminó por arrancar este. Ahora, la cucaracha estaba totalmente a merced de la traumada mente del ruso, que no tenía buenas intenciones, -Sé perfectamente que si te arranco la cabeza no te vas a morir, me gustaría ver que tienes ahí dentro, ya sabes que la curiosidad mató al gato, en este caso, al terraformer- dijo, mientras que con sus aguijones cortaba la cabeza, a pesar de que no debería haber muerto por eso, cayó fulminada por la pérdida de sangre, aunque la fiesta no terminaba, Krešimir  no había tenido suficiente diversión.
Abrió el cráneo de su rival y lo pateó de la rabia, fue directo a por el cadáver, y empezó a golpearlo furiosamente, dejándolo lleno de agujeros, hasta que, poco a poco su metamorfosis iba desapareciendo, la prueba había terminado, y fue un éxito

Krešimir Dubravko

Organismo Mosaico : Pepsini
Edad del PJ : 24
Mensajes : 27
Terra-Points : 594
Nacionalidad : Ruso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Vie Mayo 08, 2015 6:46 pm

Soundtrack:

Tras el poderoso golpe propinado por el peliazul a la sucia escoria que intentaba imitar a las cucarachas marcianas, ésta se levantó tras haber volado varios metros, estrellándose estrepitosamente con el suelo. La forma del puño de Daiki tomó forma sobre el rostro del terraformer, deformándolo de tal manera que un líquido de tonalidad esmeralda. ¿Aquello sería su sangre? De todas formas, un mínimo de daño había sufrido, y por lo tanto, la temeridad que demostró en un principio el hombre se vio, de cierta forma, recompensada ante los resultados de aquella primera ronda del confrontamiento. Cuando el clon se puso en pie, una sensación de incredulidad acompañada de pavor recorrió el cuerpo del hombre.

-¿C-CÓMO...? ¡TRAS TAL CLASE DE GOLPE PUEDE LEVANTARSE...! ¿ASÍ SIN MÁS?- exclamó a la vez que retrocedió un par de pasos. La única respuesta que obtuvo del abominable ser fue un simple “Johj”, el cual podría abarcar desde un simple suspiro, hasta quizás una amenaza de muerte. Tras su característico sonido, el terraformer procedió a realizar algo que sorprendió incluso más a Daiki: EL hecho de imitar un estilo de lucha contemporáneo. Independientemente del estilo que fuera, esto demostraba la capacidad tanto de adaptación como evolutiva de las cucarachas, siendo capaces de no solo imitar, si no inclusive desarrollar si propio estilo de batalla. Si estos clones eran así, ¿cómo serían las verdaderas?

La simple imitación de cucaracha procedió a realizar una vertiginosa carrera hacia el peliazul. Éste, sin capacidad de reacción, observó, todavía conmocionado, como el terraformer aceleraba en círculos alrededor del ex-basketbolista. A pesar de su tardía reacción, su agilidad y velocidad sin siquiera el uso del fármaco eran denotables debido a sus largos años jugando a baloncesto, donde éstas capacidades físicas son sobreexplotadas, por lo que, al visualizar las intenciones de su enemigo, procedió, dentro de lo posible, a bloquear algunos golpes aislados del terraformer, aunque no fue del todo efectivo, pues la mayoría de impactos colisionaron en el cuerpo del nipón-brasileño, e incluso en su rostro, provocándole heridas superficiales y alguna que otra contusión, mas, ¿cuál era el objetivo del clon? Daiki no sabía cual era realmente lo que buscaba con aquella táctica, pero lo que acabó acarreando, fue el hecho de que, aparte del agobio ocasionado, un aumento de la rabia del propio Danny, no porque estaba siendo acribillado a golpes, sino por el hecho de no poder hacer nada en contra, de no poder defenderse, se sentía como un saco de boxeo, ¿a dónde iría a parar la moral del brasileño? Cuando al parecer ésta denotó el hervido carácter que obtuvo el peliazul, o ¿quizás se cansó? Independientemente del motivo, paró en seco, pasando unos breves segundos de tensión que para el peliazul asemejaban eternos, mas parecía ser que ahora se disponía a cambiar de táctica: Una poderosa patada, irónicamente echando a volar, esta vez a Daiki, varios metros, aunque ahora no hubo respiro alguno para el damnificado a diferencia de la vez anterior, pues el terraformer comenzó otra serie de zancadas, arribando la posición en la cual aún se abalanzaba el brasileño, tomándolo del rostro con sus grandes manos y estampándolo contra la pared. Poco a poco, Danny se sentía cada vez más inútil, cosa que no venía para nada bien a la cucaracha, pues la ira de el peliazul se veía cada vez más en aumento. A pesar de los sentimientos que se intensificaban para Daiki, no podría hacer nada si perdía allí, pues no era poca la paliza que estaba recibiendo, llegando a tener cada vez más heridas, lo cual se traducía en una sola palabra: dolor. La consistencia era una de las cualidades en las que se centraba su Organismo Mosaico, pero en una pelea nada más empezar su entrenamiento, no podría tener dicha cualidad explotada al máximo, pues aún quedaban dos años de ardua preparación por delante.

Cuando a simple vista, la cucaracha cesó su acometida de golpes ante el brasileño, éste cayó al suelo sin tener respuesta alguna y sin tener intención de amortiguar la caída. El cuerpo aparentemente frío e inerte se extendía en el suelo, y aprovechando la situación del brasileño, alzó su pierna por encima del rostro del moreno, con claras intenciones de hundir el semblante del brasileño, siendo que a la par un pitido comenzó a escucharse, acompañado de una pequeña luz que se podía observar en el tórax del clon.

Soundtrack:

-Hehehe...- carcajeó de forma pervesa el peliazul, a al vez que tomaba del pie que se encontraba a escasos centímetros de su rostro. -¿Te creías que te iba a dejar que acabarás conmigo? ¿Eh? ¡¿Sucia Escoria?!-exclamó a medida que sus falanges se introducían en la zona del maléolo de la cucaracha, de la cual comenzó a brotar el famoso y espeso líquido verduzco. -Ahora... conocerás mi ira...-musitó a la vez que tornaba su muñeca, y con ella el tobillo del terraformer, arrancándolo de cuajo de la extremidad sin compasión alguna. restos de la sangre del clon salpicaron al rostro del peliazul, que de un ágil brinco, se levantó, sujetando lo que vendría siendo el pie de su enemigo, y arrojándolo a un lado, miró con desprecio al ser.

-Es tu culpa por cabrearme, ahora estás a mi merced.- platicó viendo como el "Johj" se apoyaba con tan solo un pie.

Aprovechando la ventaja que ahora obtenía frente a su adversario, se dispuso a comenzar una carrera hacia su posición, mas cuando trató de adelantar por primera vez una de sus piernas, las heridas sufridas anteriormente le coaccionaron el realizar dicho sprint. La cucaracha había sido bastante dura, mas ahora todo miraba a favor del peliazul, que tuvo que haber pasado de cruentas heridas para llegar hasta su posición. El terraformer trataba de caminar para terminar cuanto antes con la vida de Daiki, o al menos parecían que esas eran sus intenciones, pero el caso es que no se había percatado de la mutilación por parte del brasileño. Puede que las cucarachas tengan inhibidores del dolor, pero en ocasiones extremas, puede ejercer como desventaja, ya que uno no denota el hecho de llegar a los límites que pueden marcar el daño en una batalla, y ese fue uno de los factores que decantaron la pelea.

El ex-basketbolista comenzó a caminar a un paso moderado acercándose con convicción a su enemigo, arqueando la boca y formando una sonrisa. Cuando estaba cara a cara con el bicho, entrelazó sus dedos, elevando ambos puños y haciéndolos descender para que, al golpear en el rostro del clon, éste, debido a la inercia, reciba u fuerte golpe tanto frente al golpe de los puños como ante el impacto con el suelo. Para cerciorarse de la victoria, se sentó encima del cuerpo del terraformer mientras este yacía en el suelo para comenzar una andanada de puñetazos dirigidos tanto al rostro, como a la parte superior del tronco.

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Sáb Mayo 09, 2015 1:53 am

Tome un gran bocado de aire, mientras que mi mano quita el dedo de la bestia y termino de quitarme la mano cercenada; la otra ya la había quitado un segundo atrás, se quedó tirada al lado de nosotros y seguía presionando como si mi cuello estuviere ahí, justo entre sus dedos, me hizo sonreír.

Liberada mi cabeza, empecé a mover la misma de izquierda a derecha, como si estuviere escuchando una melodía inexistente y comencé a cantar -Theres a county map to go on the wall…- dije mientras mis piernas seguían sometidas al terraformar  -A hurling stick & a shinty ball- enterré mi colmillo derecho en el centro de la cabeza, no hay que preocuparse ese golpe no matara al terraformar, atravesé esa cabeza limpiamente para que no se moviera -The bric, the brac, the craic & all- mientras tenia al terraformar sometido de su cabeza, la cual había clavado en el suelo, recordando esto por mi colmillo de mi mano, todo esto narrado mientras seguía moviendo mi cabeza al ritmo de mi canción, mis ojos estaban abiertos y tenía una expresión como ida; una suerte de autismo con algo demoniaca -Lets call it an Irish pub…¡hey!...- al decir esto levante mi izquierda y comencé a hacer sonidos melodiosos con la ingle del terraformar, la ingle de la pierna menos dañada.

KISS ME IM FU**** IRISH:

Pero no nos adelantemos, empecemos con lo primero y es cuando el Jou comenzó con su contrataque, pero ya saben cómo es la idea y es innecesaria de explicar; mas por que tanto mi lengua como mis ojos le miraban cuando dio su salto hacia mí, en ese momento que sus asquerosos y repugnantes genes entraron en mi espacio…ya había muerto.

Pero…vayamos más atrás, atrás muy atrás a un punto en el laboratorio de Suiza; el anexo del centro penitenciario Saint Marie ubicada en las faldas de los Alpes; las primeras semanas con la operación era sumamente desagradable, las entrañas quemaban y había días que debía estar amarrado por días en la mesa de operaciones, era estudiado por doctores y muchos de ellos ni los volvería a ver más de una vez en mi vida.

Las primeras transformaciones eran mucho peor, un día contra un Jou que tenía solo las piernas liberadas fue el peor día de mi vida; el simplemente tuvo esa asquerosa y repugnante puntería de golpear mi colmillo derecho, este se desencajo y partió mi mano, la explosión de carne fue lo más doloroso y ver por primera vez mis propios músculos fue una sensación completamente desagradable, los nervios hicieron que los dedos meñique y anular se cerraran, se apretaran más mientras que el pulgar no dejaba de temblar, los otros dos era como si me los hubieren arrancado.

Lo peor vino después, temiendo que el veneno creado por la operación invadiera mi sistema; obligaron los doctores a mantener mi transformación a la fuerza, esto tratando de evitar la saturación y la sobredosis, fue el peor proceso vivido…pero a la vez fue el mejor.

Teniendo mi mejor brazo deshecho y sintiendo como la serpiente comía mis intestinos fue que la conocí, la mujer tenía unos cuantos días dentro del centro; era una chica delgada y sin mucho cuerpo…bueno tenía bastante trasero, de cabello rubio y corto hasta los hombros, lentes redondos, despedía olores muy dulces y si eso añadimos una sobreexposición al fármaco su aroma era penetrante y horrendo, su nombre Charlotte Dinah, también llamada Lotte…si la Lotte que está acompañándome en este viaje dentro de la U-NASA.

Pero oh pequeño lector no pienses que tengo pensamientos por ella, no…quizás sí pero solo pensando con la parte que nos acompaña a los hombres, no hay sentimientos amorosos ni nada de lo que puedas pensar, lo único que debo de admirar que esta zorra rubia…fue la que me dio “mis armas”.
Trasformado o medio transformar, con las entrañas ardiendo y una mano destrozada el suplicio duro un tiempo que aun hoy…no recuerdo cuanto fue, solo recuerdo que gritaba por agua; este grito opaco y áspero me causaba más dolor del que sentí, pero ella fue la única que se presentó pero…traía un vaso cubierto y no había forma que lo pudiera destapar, si Lotte quería quitarle la tapa de membrana plástica, tenía que quitarse el traje protector que traía sobre sus ropas, pero había algo que traía también una pajilla.

La chica coloco el vaso y con un escalpelo corto la punta de la pajilla, tapo el orificio contrario y de un golpe atravesó la protección del vaso, limpio y rápido, al fin tomaba líquidos y una idea…una salvaje idea.

Los colmillos están existentes bajo la piel y musculo, al transformarme los huesos, los músculos y los nervios sirven como un gatillo para que los colmillos atraviesen un canal formado “de forma natural” atravesó de mi mano, así sale mi colmillo y a la ves es inverso esto es…que todo lo que sirve para lanzar mi colmillo afuera también lo contienen dentro, cuando vi a Lotte usar la pajilla de esa forma surgió una idea.

No quieras pensar que esta idea fue simple, oh no claro que no, fue la mayor locura y el mayor viaje a la sala de operaciones por bastante tiempo, había que romper cartílagos, desgarrar músculos e infectarme de veneno más de una vez, al final pude controlar mis muñecas y tapar la pajilla y atravesar toda la carne de Jou como me diera la gana.

Así mismo mi “radar” fue forjado de la misma forma y usando el máximo de mi poder, pude ampliar o acortar su límite con ventajas y desventajas… la mayor desventaja es que si acorto su amplitud, no sabría cuántos terraformas hay en los alrededores; pero sin embargo, la mayor ventaja cuando acorto su límite, lo veo claramente.

No necesito verlo con mis ojos, menos con otros sentidos, noto su respiración, veo como su “sangre” si eso se le llama sangre corre por su cuerpo, sus latidos del corazón ubicado en el centro del mismo…me atrevo a decir que incluso siento la bomba instalada justo al lado del corazón, veo donde va a golpear un momento antes de impactar en mi cabeza, noto que la derecha me golpeara la costilla y se con qué fuerza lo hará…cuando el Jou comenzó con su contrataque, pero ya saben cómo es la idea y es innecesaria de explicar; mas por que tanto mi lengua como mis ojos le miraban cuando dio su salto hacia mí, en ese momento que sus asquerosos y repugnantes genes entraron en mi espacio…ya había muerto.

El primer golpe me da de lleno en la mandíbula, yo siento dolor…el no, el segundo golpea mi mejilla, yo siento dolor…el no, el tercero me da en la cuenca del ojo, yo siento dolor…el no, el no…el no siente como cuando me da el primer golpe mi mano golpea su brazo y como mi colmillo atraviesa su carne, no siente que en el segundo mi colmillo golpea su muñeca y así sucesivamente, cada golpe que me da es un golpe que yo le doy a la misma velocidad, quizás yo soy más rápido…quizás en ese momento que sus asquerosos y repugnantes genes entraron en mi espacio…ya había muerto.

Cuando me toma del cuello y trata de ahorcarme, mis dedos por instinto encuentran asilo entre los hondos y profundos huecos que hice, mis manos se afianzan y aunque el dolor es en mis piernas por su llave mi sonrisa crece, pienso “¿tratas de ahorcarme con brazos rotos?”, “¿tratas de matarme con armas melladas?”.

Llevo toda mi fuerza hacia mis dedos y lo demás es inútil de describir, su brazo izquierdo se parte unos cuantos centímetros de su codo y su brazo derecho justo en medio de su antebrazo, aunque siguen presionando, quizás un autor reflejo le miro atreves de su tierno abrazo, mis colmillos empiezan a expulsar las toxinas toxicas, otro truco que aprendí gracias a esa prostituta repugnante…maldita seas Lotte…maldita seas zorra de nalgas apretadas.

No me toma nada romper un dedo y quitarme la mano derecha, el izquierdo me toma menos porque ya se dónde presionar, liberada mi cabeza, empecé a mover la misma de izquierda a derecha, como si estuviere escuchando una melodía inexistente y comencé a cantar -Theres a county map to go on the wall…-

“Acuchillar” la pierna no es difícil y más cuando ya tienes media batalla ganada, su abrazo a mis piernas cesa y ahora tengo ahí frente a mí a un vestigio de Jou, mas sin embargo no está muerto, está más vivo que nunca, observo como sus manos ven sus miembros partidos y su torna ha cambiado, ha cambiado a ser solo un mono corriendo en la palma de buda…¿religión?...¿por qué no?, al final el terraformar era eso, un vil mono que pensaba ser más grande que Dios y aquí en este espacio cerrado ¡yo soy Dios! Y también el Diablo.

Liberado levanto mis manos al cielo y camino bailando, si así como lo lees camino bailando emulando a cierto espectáculo de siglo pasado…creo que se llamaban “Riverdance”, llevo bailando hasta su mazo y lo tomo, todo con soltura danzarina y lo levanto, sigo mi baile irlandés alrededor del cuerpo del terraformar, ya no es necesario cuidarse de este y sé que me mira; sabes…te diré un secreto, me gustaría cambiar al terraformar por un humano…solo para ver el terror en sus ojos cosa que no disfruto de un terraformar…es una lástima.

Luego de bailar alrededor de este piso su pecho con fuerza y balanceo el mazo frente a él, el Jou mira al mazo y no es necesario ser adivino para saber que está pensando, así mismo lo que hare; en ese momento comienza a silbar, levanto el mazo por sobre mi hombro y lo tomo con ambas manos y vuelvo a cantar.

execution style Paddy Wacked Theme:

-Must it take a life for hateful eyes-  el golpe suena seco sobre la mandíbula derecha
-To glisten once again-  el golpe viene de regreso desde la izquierda
-Five hundred years like Gelignite- el mazo sigue como lo anterior y es todo el castigo en esta estrofa
-Have blown us all to hell- siguen los golpes y siento como el jou tiembla
-What savior rests while on his cross we die- se escucha un crujido como si golpearan una carne para suavizar
-Forgotten freedom burns- el crujido cesa pero se escucha una ruptura.
-Has the Shepard led his lambs astray- la mandíbula se disloca y el exoesqueleto cede
-to the bigot and the gun- se sume el hueso de la unión de la mandíbula derecha consecuencia del golpe
-Must it take a life for hateful eyes- Aumento la velocidad de golpe con el mazo en las mandíbulas
-To glisten once again- el terraformar que apenas se mostraba envalentonado empieza a escupir
-Cause we find ourselves in the same old mess- hay espuma en la boca
-Singin' drunken lullabies- Jous casi inentendibles
-I watch and stare as Rosin`s eyes- para esta frase ya dejo de golpear la cara y levanto el mazo
-Turn a darker shade of red- me subo en el cuerpo del terraformar
-And the bullet with this sniper lie- el golpe se dirige al pariental del terraformar
-In their bloody gutless cell- aumenta los golpes en la cabeza
-Must we starve on crumbs from long ago- me inclino y jalo la antena hasta arrancarla
-Through these bars of men made steel- vuelvo a seguir golpeando la cabeza
-Is it a great or little thing we fought- se parte la nuca y salen líquidos
-Knelt the conscience blessed to kill- el ojo sale despedido de la órbita a mi rodilla, rebota y cae al suelo
-Must it take a life for hateful eyes- sigo cantando pero me detengo de golpear
En esta parte no digo nada, pero la tarareo; me muestro cansado, sonriente y cansado, respiro unos momentos mientras entre dientes digo “To glisten once again…Cause we find ourselves in the same old mess-
-¡Singin' drunken lullabies!- lo exclamo mientras levanto el mazo y doy otro golpe a la cabeza
-Ah, but maybe it`s the way you were taught-  el pariental está sumido, vuelvo a golpear
-Or maybe it`s the way we fought- el crujido que se escuchó en la mandíbula hace acto de presencia en el pariental.
-But a smile never grins without tears to begin- sigo golpeando y los líquidos corren
-For each kiss is a cry we all lost- se crea un charco de lo que tenga esta bestia en la cabeza.
-Though there is nothing left to gain- ya no hay movimiento ya no hay más Jous
-But for the banshee that stole the grave- me detengo un momento pero sigo cantando.
-Cause we find ourselves in the same old mess- me subo sobre el terraformar
-Singin' drunken lullabies- comienzo a bailar como lo hacía para recoger el mazo

En esta parte sigo montado en el terraformar, sobre su pecho y dejo el mazo a un lado, sin este sobre el cuerpo del fiambre que era el terraformar a bailar y cantar.

-I sit in and dwell on faces past-
-Like memories seem to fade-
-No colour left but black and white-
-And soon will all turn grey-
-But may these shadows rise to walk again-
-With lessons truly learnt-
-When the blossom flowers in each our hearts-
-Shall beat a new found flame-


Tomo un respiro y me bajo del terraformar, le tomo de los hombros y le “siento” en la pared, tomo d enuevo el marro, posteriormente pongo el mazo en su hombro y me escupo las manos, levanto el mazo y vuelvo a mi canción.

-Must it take a life for hateful eyes- el golpe por fin le arranca la cabeza
-To glisten once again- llevo mi castigo a donde estaba la cabeza  y el exoesqueleto cede
-Cause we find ourselves in the same old mess- se abre del impacto y lo de adentro se asoma
-Singin' drunken lullabies- escurre liquido por las fracturas y la abertura
-Cause we find ourselves in the same old mess- hago más grande la abertura
-Singin' drunken lullabies- giro con el mazo y lo lanzo en dirección a donde están los observadores, se que el mazo no romperá nada…¡pero quiero bailar!
-Singin' drunken lullabies- canto esto último con los brazos abiertos y al terminar me inclino ante el show mostrado, sin más y de nuevo camino bailando a la salida…me divertí
KISS ME AGAIN IM THE GODDAMMIT LORD OF THE DANCE:

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Rahab el Jue Mayo 14, 2015 9:05 am


Resultados finales
"Bienvenidos a Marte".


Zona: U-NASA | Sala de Entrenamiento


El combate había sido extenuante y  hace algunas horas los practicantes habían entrado a sus salas para demostrar si son capaces de encarar a un solo Terraformars, el objetivo de la prueba era observar las habilidades de cada individuo para comprobar si su operación mosaico había resultado más que exitosa y, además, observar el cómo los usuarios de la operación manejaban su nuevo cuerpo a la fase final y reacción al ver a los TF, en general, esta era la última prueba para comprobar que todo había sido un éxito tras la operación y estarían listos para la guerra en Marte.

El primero en salir de su sala fue nuestro ruso favorito, Krešimir Dubravko. Un hombre que desde el comienzo de su combate se mantuvo impasible y preparado para los ataques sorpresa, supo manejar la desventaja inicial para volverla a su favor en un abrir y cerrar de ojos. Justo al terminar su contienda las luces se apagaron dejando un cuarto lleno de oscuridad por algunos segundos, tiempo suficiente para desconcertar al hombre pero la calma volvió rápidamente gracias a que aquel terreno que se había proyectado en el cuarto volvió a su normalidad siendo este un color neutral como si de una habitación vacía se tratase. La voz en el parlante le comunicó que ya podía salir de su habitación para conocer el resultado de su enfrentamiento, pero, para su sorpresa al abrirse aquella entrada divisó a la líder del grupo nipón/americano #2 frente a frente, ella con el tono de voz que la distingue le invitó a seguirle a la sala de descanso para tomar asiento y esperar a los otros dos practicantes. Michelle a pesar de conocer su protocolo no le importaba soltar uno que otro comentario cuando lo creyese oportuno así que sin nada que temer habló:

-Te felicito, Dubravko. Lo has hecho bastante bien– Michelle le señaló el asiento donde antes había pasado el ruso de cabellos oscuros y a penas sentarse un par de enfermeras empezaron a  atender aquellas heridas superficiales y detener hemorragias.  - ¿algún hueso roto? – Fue lo último que pregunto la rubia para saber si debían tomar medidas extra de atención.

Poco tiempo después la puerta número dos se había activado nuevamente. Danny Daiki había terminado su ronda pero al parecer él no se había percatado de ese hecho pues estaba “ajustando cuentas” con su Terraformars así que una vez más se apagaron las luces determinado tiempo para capturar la atención de Daiki y al encender el cuarto se observó vacío y blanquecino; vuelto a la normalidad, con la excepción de la sangre por todos lados y, extrañamente, aquellas enormes rocas que la cucaracha había utilizado; magia de la U-NASA quizá.  Una voz anónima salió del parlante hacia Daiki para notificarle que ya podía salir de aquella habitación de la cual se le atendería médicamente si es que llegaba a necesitarla.

Al abrir la compuerta Daiki no vio a nadie que le recibiera a primera instancia, si no fuera por la mano que la rubia levantó seguramente hubiera sido aplastada por aquel alto caballero, Michelle se acomodó sus gafas y como hizo con el ruso le invitó a la sala de espera para esperar a su tercer compañero, solo que en esta ocasión ella decidió esperar con ellos mientras Shokichi iba por aquel tercer luchador.
-Bien hecho, Daiki. ¿Crees necesitar atención avanzada para curar heridas? - A pesar de ser una mujer de pocas palabras, Michelle quería hacerle sentir en confianza a sus nuevos compañeros pues todos los que estaban ahí habían salido con éxito de la misión y se aseguraría de recompensarlos bastante bien curando esas heridas pues la prioridad de la rubia era la seguridad de sus compañeros.

Diarmuid Campbell fue el último en salir de la sala, por ende el que más tiempo ha tardado en derrotar a su cucaracha, pero claro,  le ha tocado un Terraformars complicado después de todo dado a su historial de lucha en laboratorio. A diferencia de los otros dos usuarios Diarmuid lanzó el garrote contra el visor de salón pues sabía ya donde se encontraba tras meses de revivir estos momentos pero las psicólogas que estaban evaluando el comportamiento de lucha de Campbell no estaban familiarizadas así que logró el objetivo de asustar a dos personas de las que se encontraban ahí y causar que Michelle y Shokichi suspiraran posiblemente por estrés o simplemente porque conocían bien la personalidad de aquel hombre y creían era algo típico de él. Sobre todo cuando se ha puesto a bailar a el comandante de la división nipón/americana no aguanto la risa de alegría al ver que el soldado seguía tan lleno de energía tras la horrible batalla así que el comandante decidió darle “la bienvenida” en lugar de Michelle.

Siendo el resultado que hubo en el caso de Campbell, se apagaron las luces y se reinició la apariencia del salón para volver a la normalidad y de igual manera le dieron las indicaciones que asumían el hombre ya sabía pero se debía seguir el protocolo igualmente. En la entrada se encontraba Komachi con esa sonrisa que le distingue para felicitar a rebelde hombre y de paso guiarlo hacia donde los otros dos ya se encontraban. -¿crees necesitar mayor atención médica, Diarmuid? Komachi se adelantó a Michelle para preguntarle al soldado los requerimientos básicos y tras esperar respuesta de los tres individuos los líderes de los escuadrones procedieron a dar sus observaciones finales:

- Dubravko, el combate lo has realizado bastante bien como ya había mencionado. Has sido el más rápido que hemos tenido en la semana y tu forma de manejar la desventaja desde el inicio fue primordial para aprovecharte de ello y volver la suerte a tu favor, cuida más las técnicas para no dar paso al enemigo de escapar tan fácil.

Daiki, sin duda tu combate fue el más reñido y activo de la sala, hubo grandes dotes de adrenalina y energía en los análisis. Es bueno tener energía de sobra pero no hay que gastarla con un solo Terraformar, aun así tu combate ha sido el que mejores soluciones creativas ha tenido. Solo cuida más la defensa.

Campbell, tu combate ha mejorado significativamente a pesar de enfrentarte con cucarachas limitadas con amarres. Buena demostración de fuerza y cálculos excelentes con los cortes, pero…
–Michelle hizo una pausa y le miró con esos ojos amenazantes que solo ella sabe poner- Como vuelvas a lanzarme esa arma en la cara me encargaré de devolverla por…

Las palabras fueron cortadas por la rápida intervención de Komachi junto a una risa nerviosa, sin duda alcanzó a detener lo que pudo iniciar una pelea verbal así que él decidió terminar el juicio de Diarmuid.

-¡Eh! lo que quiso decir Michelle es que te tomes más en serio las peleas, nunca sabes cuando tu vida o la de tus compañeros dependerá de ti y lo que menos se necesita es perder el tiempo. Aun así tu combate muy bueno pues no entraste en desesperación alguna. Por cierto, debes enseñar a bailarme de esa forma.

Sin más los líderes de los escuadrones partieron a sus diferentes labores dejando a los tres soldados recibiendo su atención médica y con una satisfacción de haber pasado aquella temible prueba con cierta facilidad, deberéis sentirse orgullosos pues no cualquiera la pasa en tales condiciones como las que tienen actualmente,  hubo soldados que han salido inconscientes de aquella sala y ustedes tienen energías suficientes para tener una conversación.

Resultados generales::
*El entrenamiento ha terminado.
*¡Felicidades a todos, han pasado la prueba!



Importante:
El rol de Rahab ha terminado pero da paso a que den una respuesta final y, cuando lo decidan, cerrar el tema mandando un MP a los administradores.



Rahab

Edad del PJ : 0
Mensajes : 24
Terra-Points : 618
Edad Real : 100
Nacionalidad : Johj

Ver perfil de usuario http://tf-amazing-break.foroespana.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Diarmuid Campbell el Sáb Mayo 30, 2015 7:53 pm

Cuando todo termina, solo suspiro y miro el techo, más sin embargo la puerta se abre y salgo hacia el pasillo; ya los dos hombres estaban afuera y ya estaban rodeados por enfermeras, como doctores, yo sin embargo ya me había presentado y moví una muela, esta salió de su sitio a lo cual comencé a mover en mi boca; casi de inmediato el sabor a hierro envolvió mi boca y escupí una gran masa de sangre al suelo, esta sonó mas fuerte por la muela suelta o al menos la muela partida en dos, aún tenía la mitad en la encía.

Mi ojo derecho, el que recibió de lleno el golpe del terraformar estaba ennegrecido y cerrado, lo más abierto que podía estar era una línea blanquizca donde se asomaba mi ojo dorado apenas, el que me da la bienvenida es el hombre que ha ido a Suiza, este anciano de barbas medias hechas es el que me pregunta si necesito ayuda médica, mi respuesta es una sonrisa y en esta sonrisa mis dientes están enrojecidos, es mi respuesta ante su pregunta.

Ya afuera la mujer rubia, también veterana conocida para mi me evalúa; la mujer primero evalúa mi desempeño en comparación con mi estadía europea y empieza la reprimenda, se de antemano que su mirada fija acojona a muchos…yo ni muestro dejo de terror, solo sonriente de forma sarcástica, y en ese momento que el hombre conocido interviene y termina la evaluación, ante su observación con mi baile sonrió de medio lado.

Cuando se fueron me deje caer en un asiento cerca de mis compañeros, mientras que estire mi mano y tome la primera prenda que sentí, lleve la misma a mi cara en especial a mi ojo el cual tenía pequeñas fisuras de sangre, aunque no presentí que era la falda de una enfermera o quizás hasta lo hice premeditado -¿compañeros?...seguro…- dije mientras seguía limpiándome la cara con la vergüenza de la chica por medio –solo vamos a matar o morir….punto…- dije mientras solté la prenda de la chica.

Diarmuid Campbell

Organismo Mosaico : SERPIENTE TAIPAN DEL INTERIOR
Edad del PJ : 27
Mensajes : 47
Terra-Points : 625
Nacionalidad : KISS ME IM IRISH

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Krešimir Dubravko el Dom Jun 07, 2015 9:28 pm

Off-rol:
Siento mucho las vacaciones tan largas que me he tomado =S

Al terminar el combate, el dolor de las heridas fue más notorio, como era lo normal, pero que importaba, para ser su primera prueba no estaba nada mal, se sentía satisfecho del trabajo realizado, pero no podía parar de pensar que si sus compañeros tenían la misma sensación. Miraba el cadáver de aquella copia de los que serían sus futuros enemigos, e impasible no dudó en escupirle, un intento de quitarse aquel sabor a sangre de la boca, mas, fue en vano, la saliva escupida tomaba un color rojizo, una prueba clara de que el combate no había sido fácil precisamente, pero si victorioso. En ese momento, las luces se apagaron, Dubravko apretó el puño, no sabía que estaba pasando, mientras tanto, notaba como su cuerpo volvía a la forma original, en ese momento, las luces se encendieron nuevamente, la sala cambió de manera radical, en un abrir y cerrar de ojos, como si de magia se tratase. En ese momento, el ruso aprovechó para mirar sus brazos y piernas, los ropajes que le había otorgado estaban destrozados, magullados y llenos de un color extraño basado en la mezcla de los distintos colores de sangre, el silencio que reinaba el lugar fue interrumpido por el estruendoso sonido de una puerta.


De la puerta salía una mujer, la luz era tan potente que no podía ver con claridad, pero se hizo una idea de quien podía ser, y en efecto, aquella persona era la que él sospechaba, nada más y nada menos que Michelle K. Davis, comandante de el segundo escuadrón nipón-americano, -Enhorabuena, has logrado pasar la prueba con éxito, si quieres puedes sentarte en la sala de espera mientras tus compañeros terminan-, sin dudarlo un segundo, aceptó esta propuesta. Mientras estaba sentado, pidió un pañuelo para limpiarse las manos, la sangre se empezaba a secarse en su piel y era una sensación que repudiaba, ya que las manos se le quedaban muy pegajosas. Tardaron un buen rato en traerle su comanda, pero se la trajeron después de todo, se limpió las manos y tiró el trapo sucio en una papelera pequeña que había en la esquina de la habitación, pegando a una ventana, que dejaba ver el exterior, posó sus manos en el cierre de la ventana, y la abrió levemente, una pequeña ráfaga de viento se coló desde el exterior, refrescando al moreno.

Ese lugar era como una especie de patio, donde los miembros de la operación se reunían para conocerse, estaba ansioso por conocer más personas, sobretodo a los de su escuadrón. Hubo algo que le llamó mucho la atención, había unos cuantos chicos jugando a béisbol, entre ellos había dos que destacaban, un chico rubio de no más de veinte años y otro con pelo largo que se le veía mayor que el anteriormente mencionado, el primero de los chicos parecía muy habilidoso rematando la pelota, mientras que el otro parecía poseer una fuerza en el brazo, no podía parar de mirarlos. Tras un corto tiempo, decidió no darle más importancia y sentarse nuevamente, cuando se giró y vio su asiento, observó que lo había manchado de sangre, le preocupaba que alguien pudiese echarle una bronca, pero sinceramente tampoco era para tanto, se acomodó y cerró los ojos, esperaría a los dos chicos que conoció.

Estaba en su mundo, pensando como de duros serían los terraformers reales, cuando si aviso alguno, apareció nuevamente la comandante, esta vez no intercambió ni una sola palabra y ningún gesto con el ruso, se dirigió directamente a una puerta, que con abrió con gran estruendo, Dubravko se puso en pie para esperar al compañero que acababa de terminar la prueba

Krešimir Dubravko

Organismo Mosaico : Pepsini
Edad del PJ : 24
Mensajes : 27
Terra-Points : 594
Nacionalidad : Ruso

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Danny Daiki el Lun Jun 22, 2015 7:23 pm

Soundtrack:

Daiki, continuaba lanzando una poderosa andanada de golpes directos hacia el rostro de su contrincante. La cabeza del clon continuó por deformarse poco a poco, un globo ocular saltando por un lado, partes de la dentadura del mismo por el suelo, parecía que una enorme roca hubiera estampado la cara del terra formars en el suelo. No pasó mucho tiempo cuando la compuerta de la sala de entrenamiento en la que se situaba Danny se abrió. A pesar de haber finalizado victorioso la contienda, este continuaba propinando la golpiza a la cucaracha, sin remordimiento alguno. Fue cuando las luces de la sala se apagaron cuando el nipón-brasileño se percató de que el entrenamiento había llegado a su fin. No pasaron más de pocos segundos cuando un destello cegó por unos instantes la mirada de Danny, pues a la vuelta del fulgor, aquella estepa había desaparecido, habiendo retornado a aquella sala de la U-Nasa de color níveo. Una capa de un líquido aceitunado se extendía un par de metros desde donde yacía el inerte cuerpo del Terra Formar, era la sangre que pertenecía a estos recónditos seres. De pronto, una voz similar a la que informó al peliazul al principio del ejercicio notificó al muchcacho el hecho de poder salir de la sala, y que dispondría de cualquier atención médica ante cualquier contusión.

Tras avanzar varios pasos atravesando la gran compuerta que se abrió instantes antes, Daiki no avistó a ningún individuo que lo recibiera tras su pugna. El peliazul sentía un enorme peso en su cuerpo, le costaba el simple hecho de caminar, ¿a qué se debía esa sensación? ¿Quizás al sobreesfuerzo realizado en la anterior pelea, además, la pérdida de sangre era existente, y todos esos factores influían en el estado del hombre de tez morena. Cuando recobró el sentido tras un pequeño mareo, pudo denotar como una mano se elevaba hasta la altura de su rostro, la mujer de dorados cabellos posaba estática delante de Daiki, a penas unos centímetros del mismo.-Huh... Perdón...- soltó Danny a media voz. Tras el cuasi tropiezo de ambas personas, invitó a Daiki a la sala de espera, pues debían aguardar a un participante más. Ante tal información, el peliazul se pudo intuir que fue el segundo en acabar la faena, pudiendo corroborarlo al llegar a aquella sala y observando como el ruso, recibía tratamiento médico.

Soundtrack:

-Bien hecho, Daiki. ¿Crees necesitar atención avanzada para curar heridas?- asistió Davis preocupándose por el estado del sudamericano que se hallaba algo tocado.

-Oh... no... no pasa nada, estoy bien... -contestó Daiki sin mucha convicción de sus propias palabras a la vez que jadeaba.

Tras un rato esperando la llegada del tercer miembro, el irlandés arribó a la sala, y con él, Shokichi Komachi, capitán de la expedición. A continuación, capitán y sub-capitana comenzaron a comentar aspectos de las batallas que habían tenido lugar anteriormente, lo que se le suele denominar "feedback". A pesar del interés que Daiki pudiera tener en mejorar sus habilidades para poder alcanzar estar dentro del Top-10 del M.A.R.S Ranking, sun consciencia se elevaba como un alma tras abandonar la Tierra. El brasileño, con la espalda encorvada, apoyando los codos en la parte superior de sus piernas y ocultándose el rostro con sus manos, había dejado allí su cuerpo pseudo-exánime mientras su memoria se disipaba cada vez más. Cuando escuchó su nombre reiterarse, recuperó la percepción y observó como la rubia lo había estado zarandeando durante diez segundos.-Dime.- soltó con dejadez a la vez que abría bien los ojos tras el extraño suelo que había experimentado.

-Daiki, sin duda tu combate fue el más reñido y activo de la sala, hubo grandes dotes de adrenalina y energía en los análisis. Es bueno tener energía de sobra pero no hay que gastarla con un solo Terraformar, aun así tu combate ha sido el que mejores soluciones creativas ha tenido. Solo cuida más la defensa.

Danny escuchó prestando atención a cada una de las palabras que eran expulsadas por la boca de Michelle K. Davis. Asentía con la cabeza ante toda recomendación que recibía a la vez que se rascaba el mentón con su mano derecha. Tras el la mini-reunión brindada por ambos oficiales, Daiki procedió en salir del recinto en dirección a su habitación de la U-Nasa.

-Joder... estoy hecho mierda- comentó una vez cerró la puerta de aquel lugar en el cual debería pasar sus días hasta la salida hacia el planeta carmesí. Lo único que pudo hacer el peliazul fue dejarse caer con todo su peso en la cama y emprender un nuevo viaje por el mundo de los sueños.

Danny Daiki

Organismo Mosaico : Escarabajo Rinoceronte | Oryctes nasicornis
Edad del PJ : 21
Mensajes : 46
Terra-Points : 555
Edad Real : 19
Nacionalidad : Brasil

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Otro día, la misma rutina. [Privado Krešimir & Diarmuid]

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:19 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.